Fitbit Blog ENT correr fuera img 1

3 razones para correr en caminadora y 3 para correr fuera

Cuando se trata de correr, existen dos preguntas clave: “¿Cuántos kilómetros deseas correr?” y “¿debes hacerlo en exteriores o interiores?”. Una vez que decidas la distancia, tu modo de sumar kilómetros se convierte en el objetivo principal. Mientras que lo más importante es que te ejercites, ¿cuándo es mejor correr sobre pavimento y cuándo es más benéfico subirse a la caminadora? Dennis Barker, coach basado en Minnesota y que ha guiado a corredores novatos y olímpicos, nos especifica tres ocasiones en las que debes correr sobre el asfalto y tres en que el gimnasio es la mejor apuesta.

Tres veces en las que debes correr en el gimnasio

  • Cuando quieres controlar todas las variables

La caminadora puede ser tu mejor amiga cuando buscas entrenar bajo condiciones que puedes controlar. Además de ayudarte a mantener la cadencia desde el inicio y controlar de manera automática la inclinación del camino, sin tener que buscar el área ideal, es una excelente forma de tener ventaja sobre el clima. Si tienes en mente una carrera específica, hay caminadoras que permiten programar la ruta; incluso algunos aparatos más presuntuosos te igualan trayectos y montañas de una ruta mapeada. Igual de importante es que, al correr sobre una superficie suave, centras todos tus esfuerzos en los objetivos específicos de entrenamiento y sus resultados, lo cual es de extrema ayuda cuando el clima está inestable. “Necesitas algo de expectativa de que tu entrenamiento será exitoso”, comenta Barker. “Si no cuentas con eso al aire libre, un entorno controlado asegura que puedas programarte un ejercicio más sólido”. Por ejemplo, en un día caluroso no podrás correr a alta velocidad. “Mientras la temperatura del  cuerpo se va hacia arriba, el entrenamiento se irá hacia abajo tan rápido que no obtendrás ningún buen resultado”, indica.

  • Cuando afuera está demasiado oscuro

El clima no es el único factor peligroso. Si programas un entrenamiento vespertino, puede significar que llegas a casa cuando ya anocheció. Si tu calle no cuenta con luminarias, no es muy transitada o es contrario a lo ideal para realizar carreras nocturnas, súbete a la caminadora. “En cualquier momento que tu seguridad esté en juego, entrenar en interiores siempre será la opción”, afirma Barker.

  • Cuando quieras intensidad aeróbica y bajar el estrés en las piernas

Elige la caminadora cuando sientas que los músculos necesitan un receso, pero quieres trabajar el corazón y los pulmones, o cuando buscas ampliar tu entrenamiento sin el riesgo de sufrir lesiones. “Sobre la caminadora, el ejercicio aeróbico tiene una calidad más alta, pero también te recuperas más rápido”, señala Dennis. “Se trata de un entrenamiento muy duro mientras estás arriba de la caminadora, pero al otro día tus piernas se sienten mejor que si hubieras salido a correr sobre el asfalto”. La tensión se reduce por varios factores: La cinta del aparato es mucho más suave que la mayoría de los terrenos que hay en el exterior, puedes correr en pendientes sin el rebote de las bajadas, y adoptas una postura más eficiente en la caminadora con zancadas cortas, superficies más planas y menor contacto con la tierra del que tendrías al exterior.

Tres veces en las que debes correr en exteriores

  • Cuando entrenas para una carrera

Mientras que la caminadora reduce el estrés en las rodillas, al disminuir el movimiento discordante que existe al correr, y ayuda a construir una mayor capacidad aeróbica, no es un tratamiento ideal si estás entrenando para una competencia. Si vas a participar en una carrera, necesitas preparar las piernas para todos esos obstáculos que existen en el asfalto. “Tienes que acostumbrarlas al esfuerzo”, dice Barker.

Aprender los mecanismos específicos del running en el pavimento es particularmente importante para las subidas. “Las colinas en una caminadora son extremadamente diferentes a las que hay en el asfalto”, dice Barker. “La postura es diferente. Incluso con inclinación, las caminadoras crean una tendencia a correr recto y elevando más las piernas. Afuera los corredores típicamente se inclinan hacia adelante sobre la colina mientras la escalan”. Si vas a correr un maratón con colinas, por ejemplo, debes entrenar en exteriores; hacerlo en interiores no te servirá de mucho.

  • Cuando quieres perfeccionar tu cadencia

De la misma manera, no puedes esperar a tener la misma cadencia una vez que te bajas de la caminadora y corres afuera. “La caminadora es buena para tener ritmo, pero si no logras mantenerlo sobre el asfalto es inútil, puesto que ahí es donde realmente lo necesitas”, explica Dennis. A Barker le gusta usar la caminadora para enseñar a los atletas lo que se siente hacer una milla en unos siete u ocho minutos. Sin embargo, eventualmente deberás seguir tu monitor interno de velocidad. “Permítete sentirlo, después podrás llevarlo al asfalto”.

  • Cuando necesitas un reseteo natural

Así como es bueno tener la habilidad de controlar todos los elementos y las variables en la caminadora, nada elimina el sentimiento de ejercitarse en la naturaleza. Estudios demuestran que salir de la ciudad hace más que quitarte el aburrimiento. Comparado con hacer ejercicio en interiores, la gente que entrena al aire libre tiene sentimientos más grandes de revitalización e incremento de energía, además de disminuir la tensión, la confusión, el enojo y la depresión. Asimismo, tienden a practicar duro y tener más ganas de repetirlo. Así que, mientras la caminadora es una buena herramienta de entrenamiento, para obtener todos los beneficios y disfrutar al máximo de tus carreras inclínate por el asfalto al aire libre.

Nunca olvides registrar tu carrera con Fitbit SmartTrack, de reconocimiento automático. Compra aquíel device Fitbit con SmartTrack que más te guste.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email