Entrenamientos largos running.

4 trucos mentales para hacer más ligeros tus entrenamientos largos

No importa para qué deporte o prueba te estés entrenando, a veces las sesiones largas pueden ser complicadas, por ello necesitas poner en práctica estos consejos.

No importa para qué deporte o prueba te estés entrenando, a veces las sesiones largas pueden ser complicadas, por ello necesitas poner en práctica estos consejos.

Un estudio reciente publicado en el periódico “Motivación y Emoción” analizó a 24 corredores entre los 18 y 33 años que regularmente corrían, y sin una estimulación correcta, cada media hora que los revisaban se sentían como si se hubieran esforzado menos, incluso aunque estaban corriendo a una velocidad media y mantenían su ritmo cardiaco.

Así que para que te mantengas a tope mientras haces tus entrenamientos de larga duración, te damos estos 4 trucos mentales que deberías poner a prueba:

1. Sé consciente de lo que estás pensando

Es posible que los entrenamientos de larga duración se te hagan complicados, pero evita estar pensando todo el tiempo lo difíciles que son. Los pensamientos negativos te causarán estrés y fatiga mental.

2. Distráete en algo más

A algunas personas les funciona la música o en poner atención a lo que ven a su alrededor. Evita los pensamientos negativos ya que pueden provocarte una baja en tu rendimiento. Quizá estés experimentando algún dolor mientras entrenas o te sientes muy fatigado mentalmente, no lo ignores, pero sí tenlo en cuenta para tus próximos entrenamientos.

3. Combina algunas técnicas

Puede ser que estés consciente de tus pensamientos negativos, así que es momento que observes con detenimiento todas las cosas que pasan por tu cabeza y que intentes cambiarlas en tus próximos entrenamientos. Tampoco te diremos que será sencillo cambiar de un momento para otro, pero en lugar de pensar “me siento muy lento, esta sesión está difícil”, mejor piensa: “sí, está complicado mi entrenamiento, pero voy a mejorar mi rendimiento y tratar de ir un poco más rápido”.

4. Ve el panorama completo

Es importante que experimentes todo sobre tu sesión de entrenamiento, desde los pensamientos malos y que poco te ayudan, hasta saber cómo hacerles frente. Conocer cómo te sientes al recorrer lugares, sentir cada paso que das, ver todo de diferente forma, te ayudará a mejorar paulatinamente.

¿Qué otro tip compartirías para hacer tus entrenamientos largos más ligeros? ¡Sé parte de nuestra comunidad Fitbit!

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email