Fitbit-Blog-ENT-Caminatas-img-1

5 tips para que lleves tus caminatas a otro nivel

Lo mejor del cuerpo es que es moldeable y capaz de responder ante estrés saludable, y lo hace fortaleciéndose.

Probablemente te hayas hecho el propósito de estar en forma este año y también es posible que le hayas echado un ojo a algún medidor de Fitbit o smartwatch para mantener monitoreado tu objetivo.

Pues te tenemos buenas noticias: Pasaste la parte difícil, que es empezar a crear una costumbre. “Quizá lo más importante que puedes hacer para establecer un hábito de ejercicio es organizar tu día, de tal manera que el entrenamiento se vuelva una prioridad”, comenta Blake Raymond, embajador de Fitbit e instructor personal. “Es posible que tengas que levantarte 15 o 30 minutos antes para poder realizar una caminata antes de entrar al trabajo, o tomarte un tiempo en otro momento del día, pero debes ser constante”. 

Raymond te reta a que pases al siguiente nivel. “Lo mejor del cuerpo es que es moldeable y capaz de responder ante estrés saludable, y lo hace fortaleciéndose. Suena intimidante de inicio, pero si te retas a salir de tu zona de confort, pronto te encontrarás mucho más fuerte y sano”, señala Blake. Mantente motivado y emocionado por caminar, y date el impulso que necesitas con estas cinco maneras en las que Raymond estimula a sus clientes para mantener la constancia, a medida que pasa el tiempo.

1. Prueba el reto “10 por 10”. 

Comprométete a 10,000 pasos por día durante 10 días seguidos. “Esta cantidad puede sonar desalentadora, pero comprometerse a ese nivel de movimiento también impulsa proyectos de acondicionamiento físico más serios. Si los 10,000 pasos parecen demasiado complicados, intenta “8 por 8”: 8,000 pasos al día durante ocho días seguidos”, comenta Raymond.

2. Realiza un entrenamiento de “Comienzo y descenso fácil”

Empieza por encontrar una colina o dentro de tu colonia (las escaleras funcionan, si el clima no es el mejor posible). Camina al menos cinco minutos para calentar, corre por la colina y avanza lo más rápido que puedas. Luego camina lentamente hacía abajo. Hazlo a un ritmo normal durante un minuto (tomándolo como descanso) y repite la carrera cuesta arriba. Continua durante 15 minutos; enfríate con una caminata normal de 10 minutos.

3. Prueba un entrenamiento “abajo y atrás” 

Elige una ubicación de referencia que te quede a 15 minutos a pie, como una tienda o el final de una calle. Camina hasta tu destino, observa cuánto tiempo tardaste en llegar y regresa a casa a un ritmo más rápido. “El objetivo es salir fácil y volver fuerte”, explica Blake. “Deberías intentar regresar más rápido de lo que saliste”.

4. Aumenta tu velocidad con los entrenamientos de “Fartlek” 

“Fartlek” significa “juego de velocidad” en sueco. Los entrenamientos de Fartlek son simples, solo tienes que acelerar por cortos intervalos en medio de una sesión más larga. Mientras caminas, elige un hito, como el siguiente árbol o un semáforo, y acelera durante los 15 o 30 segundos que tardarás en llegar allí. Continúa caminando lentamente, hasta que estés listo para repetir. Si eres principiante, trata de caminar lentamente por cinco minutos, luego hacer 15 minutos de Fartleks y caminar otros 10 minutos.

5. Haz que tus amigos se involucren

Cuando lo demás falla, apóyate en un amigo. A principios de noviembre, la novia de Raymond, Beka, se estaba compadeciendo de lo difícil que era mantenerse en forma durante la temporada de fiestas. Blake le sugirió que tratara de hacer 30 minutos de ejercicio todos los días durante 30 días. Ella desafió a un amigo a unírsele, publicó sus intenciones en Instagram y, de repente, 20 amigos se comprometieron con el plan. “Suena cursi cuando cuento esa historia, y no me di cuenta de que una conversación tonta sería el catalizador para que 20 personas se involucraran, pero lo fue”, dice Raymond. “Beka regresaba a casa del trabajo y salía a caminar por 30 minutos, tomaba una clase o se ejercitaba en el gimnasio. Otra mujer acababa de tener un bebé, por lo que hacía solo algunos ejercicios básicos de esterilla. Fue grandioso.”

Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debe usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email