Fitbit-Blog-Portada-6-consejos-de-gimnasio

6 consejos para empezar en el gimnasio

Una solución frecuente para ejercitarse más es inscribirse en un gimnasio, aunque es probable que hayas escuchado cómo las membresías aumentan a principios de año y luego disminuyen rápidamente a lo largo de enero y meses siguientes. Si estás interesado en unirte a un club este mes (o tratas de aprovechar al máximo tu nueva membresía), aquí te damos algunos consejos que te ayudarán a mantenerte al día.

Aprovecha los beneficios para nuevos miembros.

Varios gimnasios cuentan con promociones especiales, sobre todo en enero, para atraer nuevos socios, como entrenamiento personal gratuito o evaluaciones de salud. ¡Averigua qué incluye la membresía y disfruta todo! Un buen entrenador personal te ayudará a evaluar tu estado físico y mostrará qué ejercicios son los más adecuados para ti y tus necesidades.

Si no estás interesado en usar los beneficios después de la prueba gratis, ¡también está bien! Simplemente informa por adelantado al instructor cuáles son tus objetivos para la cantidad de sesiones que tienes, ya sea aprender a utilizar el equipo o descubrir una nueva rutina. Si terminas inscribiéndote en los servicios luego de la prueba gratuita, ¡aún mejor! Te motivará a mantener una rutina de ejercicios.

Crea un plan y escríbelo.

Recientemente compartimos información sobre la importancia de hacer planes para alcanzar tus metas, ¡y eso también aplica para el gimnasio! Calcula cuántas veces puedes acudir de manera realista cada semana y planifica con anticipación para qué irás. ¡Y continúa así! Puedes tomar un mes o más para que el gimnasio se convierta en parte regular de tu rutina y, una vez que lo sea, te resultará difícil dejar de ir. También te ayudará a pensar en cuestión de lo que desembolsas, si solo vas una cierta cantidad de veces cada mes, para que decidas si pagar por una membresía o por clase.

Encuentra una clase que ames.

Muchos gimnasios ofrecen clases gratuitas con la membresía, ¡así que tómate un tiempo para explorarlas y decídete por la que más te guste! Ya sea kick boxing, zumba, spinning o crossfit, seguramente habrá una actividad que te haga sentir bien o un instructor que sea especialmente alentador.

Recompénsate.

Hablamos sobre la importancia de los estímulos en general, ¡pero también usa esto como una herramienta para ir más al gimnasio! Si existe un día en el que se te dificulte acudir, trata de encontrar algo que te haga sentir bien después del entrenamiento. Ya sea que haya una tienda de licuados que te encantan en el camino de regreso a casa, o una forma de darte un capricho y que no puedas tenerlo a menos de que asistas al gimnasio, te mantendrán motivado. Solo asegúrate de que sea algo dentro de lo saludable.

No te excedas.

Todos tienen sus límites y si estás comenzando un nuevo régimen de ejercicios, debes encontrar el tuyo. Tómate días de descanso cuando los necesites, así como el tiempo de trabajar en ti para recorrer distancias más largas o levantar más peso. Siempre puedes practicar para hacer más, pero lastimarte solo hará que retrocedas.

Trabaja en comer sano.

Ejercitarse y llevar una buena alimentación van de la mano para hacerte más saludable en general, así que combina ambos. El truco es crear un plan sostenible. Entonces, en lugar de evitar algo que amas por completo, trabaja en limitar ciertos alimentos o planifica comidas sanas para aprovechar al máximo tu nuevo plan de acondicionamiento físico.

¡Prueba todos los consejos que puedas y cuéntanos cómo te va!

Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debe usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email