FondoCiclismo

6 consejos para tu primer gran fondo en bici

Por: Jens Voigt

Han pasado poco más de dos meses desde que terminé la carrera de resistencia de 206 millas (330 kilómetros), conocida como Dirty Kanza. El nombre era apropiado: sucio (Dirty), porque todo estaba en caminos de grava; Kanza, porque tuvo lugar en el estado de Kansas. En 14 horas, 13 minutos y 38 segundos para ser exactos, fue uno de los días más largos que he tenido en bicicleta. Entonces, ¿cómo me preparé para ello? Esa es una pregunta con trampa.

La verdad es que nunca estarás completamente listo para una competencia de este tipo. ¿Quién entrena montando su bicicleta durante 12 horas seguidas? Nadie, ¿verdad? No importa lo duro que practiques, las carreras en bicicleta de larga distancia siempre serán un desafío, por eso las hacemos. Sin embargo, prepararse adecuadamente de la mejor manera puede hacer toda la diferencia. Esto es lo que te recomiendo para tu próxima carrera de resistencia:

Mantener un ritmo constante

Déjame contarte mi propia experiencia dolorosa: Comenzar demasiado rápido es un asesino absoluto que te dejará pagando un precio (¡dolor!) más adelante a lo largo de la competencia. Durante el apogeo de mi carrera como ciclista, una vez me encontré entre un grupo de 25 atletas que lideraban el punto medio de una prueba. Sin embargo, me había presionado demasiado y antes de darme cuenta, golpeé con una pared (no literalmente, ¡pero me sentía de esa manera!), lo cual me dejó a un ritmo de caracol los siguientes 24 kilómetros. La gente podría haber caminado más rápido de lo que yo estaba montando. Y tú no quieres eso. En un evento de ciclismo de larga distancia todo se trata de resistencia (y luego más resistencia), así que elige un ritmo cómodo y sigue con él.

Siempre hidratado

Es probable que hayas escuchado esto antes, pero nunca será suficiente. La hidratación es muy importante. Para Dirty Kanza, llevé tres botellas grandes de agua. La primera tenía una bebida deportiva (para una fuente rápida de carbohidratos y energía), otra tenía sales minerales (para mantener mis electrolitos en equilibrio) y la tercera era de agua pura. También cargué bastante comida para las paradas de descanso; no hay razón para llevar más.
Si tienes pocos recursos o no cuentas con el apoyo de un equipo, comunícate con los organizadores de la carrera para saber si brindarán paradas de descanso con opciones de comida a lo largo de la ruta, o si conocen algún servicio que pueda ayudarte a repostar. Pregunta también sobre el soporte para bicicletas. Algunos eventos cuentan con mecánica de bicicletas en el lugar para auxiliar con cosas como llantas desinfladas y cadenas sueltas.

Invierte en equipo propio

Algo que contribuyó en mi carrera más reciente fue la extensión del manubrio que instalé en mi bicicleta (lo usan los triatletas para volverse más aerodinámicos). Mientras que el elemento aerodinámico ayudó, lo usé principalmente por comodidad, para descansar mis brazos y hombros. En total, pasé alrededor de tres horas apoyándome en él, lo cual me ayudó enormemente.
Otra pieza imprescindible del equipo es una bolsa impermeable para llevar algo de efectivo, una tarjeta de crédito, credencial de identificación y tarjeta de seguro de salud. También incluí papel higiénico. Si tomas algún medicamento, asegúrate de tener suficiente. Hay otras dos cosas que siempre llevo conmigo: una batería adicional o fuente de energía para mi teléfono y una botella de lubricante para cadenas. Una cadena seca y ruidosa puede hacerte sentir ansioso y matar tu motivación.

Prepara un cambio de ropa

Dependiendo del clima y tiempo que vayas a conducir, es bueno tener un conjunto extra de ropa para cambiarse a mitad de camino. Guárdalo en una mochila liviana o un paquete pequeño que se adhiera a la bicicleta.

Saber cuándo descansar

No tengas miedo de parar. Ya sea para recuperar el aliento o tomar una foto rápida del paisaje, está más que bien. Después de 10 horas en la bicicleta durante el Dirty Kanza de este año, encontré un pequeño espacio de hierba verde debajo de un árbol y me recosté durante cinco minutos. El descanso fue necesario y me sentí muy bien de la espalda, cuello y hombros. Después, me encontraba fresco y listo para seguir adelante.

Piensa en la meta

Durante una carrera prolongada, hay momentos en los que la motivación disminuye; eso es normal. La clave es saber invertir la situación. Me visualizo cruzando la meta y siendo recibido por cientos de personas que muestran su amor y respeto. Me imagino a mí mismo llenándome de alegría y orgullo. Esto es lo que hace que valga la pena soportar todo el dolor, sufrimiento y las dudas que puedo experimentar en el viaje.

Este artículo no pretende sustituir el consejo médico. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición.
Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios. 

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email