Caminata-meditación-en-movimiento

Convierte una sencilla caminata en una meditación en movimiento

La próxima vez que salgas a tomar una caminata, amplía sus beneficios al convertirla en una meditación en movimiento. Además de ser una buena actividad física y darte un impulso de energía, podrás experimentar algunos beneficios adicionales para tu salud mental. 

Algunos estudios sugieren que estar al aire libre contribuye a disminuir la ansiedad y la depresión, e incrementa la sensación de bienestar y de restauración, mientras que otras investigaciones también relacionan estos beneficios con la meditación.

Entonces, ¿por qué no combinar estas dos actividades para obtener una meditación en movimiento?

“Existen muchas maneras diferentes para meditar”, explica Yael Shy, autora de What Now? Meditation for Your Twenties and Beyond y directora senior de MindfulNYU. “La meditación en movimiento es un esfuerzo por permanecer en el presente, en el momento, mientras estás en movimiento”

El yoga puede considerarse como una meditación en movimiento, dice Shy. Pero cualquier caminata, paseo en bicicleta u otra actividad se puede convertir en una práctica meditativa. Aquí te enseñamos tres maneras de intentarlo en tu próxima caminata.

Concéntrate en tus pies

“Presta toda la atención posible a cada paso que das: hacia dónde va tu pie, el cambio de elevación, lo que hay alrededor de tu pie”, dice Shy. Es deseable ir despacio, sobre todo al iniciar tu caminata, y sentir el movimiento de tus músculos. 

Para este tipo de meditación, llegar al destino final será menos relevante que sentir la experiencia completa.

Enciende tus sentidos

Para una buena experiencia sensorial, concentra tu atención en lo que observas, escuchas, hueles e incluso hasta lo que puedas tocar o saborear; observa los movimientos que hace tu cuerpo, los latidos de tu corazón y cómo se siente el aire en tu piel. 

“Deja entrar todas estas sensaciones”, dice Shy. “No tienes que concentrarte en todo a la vez; en su lugar, encuentra lo que se sienta mejor para ti y ayude a alejar a tu mente de cualquier pensamiento distractor que pueda presentarse durante tu caminata”.

Agrega un elemento de gratitud

Con cada paso o respiración piensa en algo que sea motivo para estar agradecido, sugiere Shy, Puede ser tu cuerpo, los árboles frente a ti, ¡cualquier otra cosa que desees! Con esta práctica, no solo disfrutarás de una vista agradable, sino que también tendrás una larga lista de agradecimientos durante tu caminata.

“El hilo conductor de todas estas meditaciones en movimiento es que no te vas a encontrar perdido en el pensamiento aleatorio que la mente tiende a hacer”, explica Shy. 

“Los pensamientos llegarán, pero regresa tu atención al momento y a lo que estás experimentando tantas veces como sea necesario. Eso es lo que lo hace un estado meditativo”. 

Es muy probable que cualquiera de estas prácticas que experimentes te ayuden a disfrutar mucho más tu caminata, en lugar de pensar cuánto tiempo te tomará llegar a tu destino o llegar ahí, y darte cuenta de que realmente no estabas prestando atención y te perdiste de lo que hubo en tu entorno y en tu cabeza.

¡Únete a Fitbit Premium que te ayudará a guiarte en tu meditación en movimiento!

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email