Cardio antes o después de entrenar

¿Hacer cardio antes o después de entrenar?

Un cuerpo saludable necesita entrenamiento tanto de fuerza como cardiovascular, ¿pero, cuál es el mejor momento para hacer cardio? La respuesta a esta pregunta depende mucho de los objetivos que deseas alcanzar.

En general, los expertos recomiendan separar cardio y entrenamiento de fuerza en sesiones diferentes para que tu cuerpo se pueda recuperar mejor y rendir al máximo al día siguiente.

Aquí encontrarás una guía para programar tu entrenamiento de cardio de acuerdo con tus objetivos:

información cardio

Pérdida de peso

Si tu objetivo es perder peso, la recomendación es hacer cardio después de la sesión de fuerza. Puedes empezar con el calentamiento que incluya cinco minutos de cardio, después el entrenamiento de fuerza y terminar con una rutina de cardio de intensidad media o alta.

Dejar el cardio al final te ayuda a perder peso porque tu cuerpo ya quemó calorías durante la sesión de fuerza; así, tu cuerpo probablemente comience a utilizar la energía que necesita de la grasa corporal.

Es importante recordar que si tu cuerpo está agotado, un entrenamiento cardiovascular de alta intensidad no te ayudará a quemar grasa. Planifica bien tus entrenamientos semanales para que puedas hacer una correcta separación entre tus sesiones de fuerza y cardio.

Para mejorar la masa y el tono muscular

Hacer una rutina intensa de cardio antes de la de fuerza puede resultar contraproducente: si tu cuerpo está demasiado cansado no realizará un trabajo eficiente ni efectivo. Además, la debilidad puede propiciar la probabilidad de lesiones.

Pareciera que hacer cardio después del entrenamiento de fuerza es la mejor opción, pero también tiene sus desventajas, ya que puede ser más catabólico para el tejido muscular. Para evitarlo, puedes consumir una pequeña cantidad de proteína entre sesiones.

Para mayor resistencia al correr

Si deseas incrementar tu resistencia al correr, te recomendamos primero llevar a cabo la sesión de running y después la de fuerza. Correr con los músculos cansados no incrementará tu resistencia en carrera; por ello lo ideal es correr primero.

También recomendamos que el entrenamiento de fuerza posterior a tu sesión de running no sea de larga duración ni de alta intensidad; en su lugar, opta por una sesión de intensidad media si tu objetivo es definir ciertos músculos. De todos modos, ten en cuenta que la quema de calorías al correr ya te ayuda a definir la musculatura y mejorar la respuesta metabólica de tu organismo.

Esperamos que esta guía te sirva para mejorar tu rendimiento y alcanzar tus objetivos. Para finalizar, recuerda el papel que tiene el descanso en la recuperación de tu cuerpo: no necesitas hacer las rutinas de cardio y de fuerza seguidas; por lo tanto, evalúa tomar un tiempo de reposo para tus músculos.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email