mantener-la-calma

3 técnicas de respiración para recuperar la calma

Respirar es un poco obvio, literalmente inhalas y exhalas todo el día sin pensarlo dos veces, pero aquí te decimos lo especial de dicho proceso: A diferencia de otras funciones automáticas, como el latido del corazón, puedes controlar la respiración y hacerlo más rápido o lento de lo normal, y con ello tener un gran impacto en tu salud mental.

“Tu respiración conecta lo que estás pensando y cómo se siente tu cuerpo”, señala Belisa Vranich, psicóloga clínica y autora de Breathe, el programa simple y revolucionario de 14 días para mejorar la salud mental y física. “Y va en ambas direcciones”. En otras palabras, la respiración no solo se acelera cuando estás estresado, sino que la respiración rápida puede provocar sentimientos de estrés. También funciona a la inversa: al reducir la velocidad y hacer que sea más profunda, comenzarás a sentirte más relajado rápidamente.

“Cuando las personas intentan calmarse a propósito, acreditan cosas como la vela que encendieron o el mantra que repitieron, y eso ayuda; sin embargo, el impacto real es porque te hicieron disminuir la respiración, que es lo que realmente te relajó”, explica Vranich.

Respira de esta manera

Si no has pensado en tu respiración por un tiempo, es probable que sea relativamente superficial, lo cual no es tan genial. “La llamo respiración flotante, porque tomas pequeños sorbos de aire y dejas salir pequeños sorbos de aire”, dice Vranich. “Es una de las razones por las que bostezar se siente tan bien, ¡finalmente estás tomando mucho oxígeno!”. El otro error: Expandes el pecho cuando respiras en lugar del vientre y los costados. Cambia tu respiración para que sea profunda y expansiva en el torso, y así estés en camino de sentirte más relajado. Si te encuentras listo para algo un poco más específico, prueba estas tres técnicas que Vranich recomienda para sentirte más tranquilo en poco tiempo.

  • Respiración mientras caminas: La próxima vez que vayas por la calle, intenta sincronizar las inhalaciones y exhalaciones con tus pasos. Inhala y exhala cada dos pasos, y después ve variando un poco el patrón: Inhalar por dos y exhalar por tres. “Exhalar por más tiempo de lo que inhalas estimula el nervio vago, que activa el sistema nervioso parasimpático”, comenta Belisa. “Eso es lo que te calma”.
  • 4-4-6-2: Este patrón se vuelve gradualmente más lento a medida que avanza, lo cual lo hace bastante poderoso para relajarte. Inhala por cuatro segundos, sostén por otros cuatro, exhala por seis segundos y sostén por dos. Sigue repitiendo pero, a medida que avanzas, comienza a contar más y más lentamente.
  • Boca a nariz: Comienza con tres respiraciones solo de boca (imita los bostezos). Luego haz tres respiraciones en las que inhales por la boca y exhales por la nariz. Por último, haz tres respiraciones inhalando y exhalando solo por la nariz. “Recibirás mucho oxígeno cuando bosteces”, dice Vranich. “Y cuando cambias a la nariz, empiezas a obtener óxido nítrico, que es inherentemente relajante”.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email