Fitbit_Charge5_Lifestyle_Home_Workout_Black_8743_Cropped_Center

4 formas de amar tu propio cuerpo

¿Qué tan seguido dices algo parecido como esto? “Me sentiré mejor conmigo mismo cuando pierda tres kilos más”, “… cuando me ponga mis jeans viejos” o “… cuando tonifique mis brazos”.

Si las frases de este tipo te suenan familiares, sigue leyendo. Así como somos influenciados por la cultura de la dieta, también podemos serlo por la de una imagen corporal negativa y no es extraño que ambas vayan de la mano.

¿Cuántas veces has perdido peso y, de todos modos, no estás contento con tu cuerpo? Lo más probable es que sigas sintiéndote así hasta que hagas un cambio desde adentro que comienza por aprender a amar y apreciar tu propio cuerpo tal como es aquí y ahora, en este mismo momento.

Esto puede parecer difícil o incluso imposible y no ocurrirá de la noche a la mañana, pero ten la seguridad de que hay algunas cosas que puedes hacer ahora mismo para lograrlo.

Aquí hay cuatro formas en las que puedes sentirte más cómodo con tu cuerpo

Elabora una lista de las cosas que tu cuerpo te permite hacer

Eres más que un número en la báscula: tu cuerpo te protege, te acompaña día a día y es único. ¿Qué puedes hacer con él? ¿Qué fortalezas físicas y mentales tienes? Tal vez ahora puedas hacer cinco flexiones cuando hace unos meses no podías hacer ninguna.

Saca una hoja de papel o abre la aplicación de notas en tu teléfono y haz una lista de lo que tu cuerpo te permite hacer, por ejemplo, “mi cuerpo me permite pasear a mi perro todas las mañanas”, “me permite correr con mis hijos” o “me permite recostarme en el suelo y mirar las estrellas”, “tengo manos que me ayudan a ser creativo”, “tengo ojos para ver la belleza del mundo”.

Para llevar esto un paso más allá, cada noche escribe tres cosas que tu cuerpo te permite hacer durante el día; esto te permitirá reflexionar y valorar todo lo que eres capaz de hacer.

“Tu cuerpo es un instrumento, no un adorno”, afirman los médicos Lindsay y Lexi Kite, gemelos idénticos y codirectores de Beauty Redefined, organización sin fines de lucro.

Escoge atuendos que te hagan sentir cómodo y seguro

Quizá la frase “cuando me ponga mis viejos jeans” te resuena ahora, pero ten en cuenta que esos pantalones eran de una etapa diferente en la que tu cuerpo y tu mente hacían otras actividades, vivían otras experiencias y tuvieron otros aprendizajes. Así como la vida cambia con el paso del tiempo, nuestros cuerpos también lo hacen y nos llevan a través de nuevas etapas.

En lugar de evitar algo que realmente quieras hacer o esperar hasta que te quedes con la prenda x, sal y consigue algunos ropa que te haga sentir cómodo y seguro. La idea es usar lo que te funcione mejor: no olvides que la ropa está diseñada para adaptarse a tu cuerpo, y no al revés.

Haz ejercicio para tu bienestar

Si haces ejercicio con el único fin de quemar calorías o perder peso, no lo estás aprovechando al máximo: el verdadero objetivo es cuidar tu salud y tu bienestar general. Haz ejercicio para obtener energía, mejorar tu estado de ánimo, mejorar tu sueño o incluso reducir tu riesgo de enfermarte.

El ejercicio también debería traerte alegría: ¿por qué tomar clases de spinning si no las disfrutas? Quizá te guste más caminar o incluso bailar; una vez que encuentres una actividad que te guste más, notarás lo mucho que te aporta y esto te permitirá tener una mejor relación con tu cuerpo.

Elimina los pensamientos negativos

Esto puede ser lo más difícil, pero si lo logras conseguirás el mejor impacto en tu vida. Tu mente absorbe lo que ve, en especial si consumes esa información constantemente.

Los medios masivos y las redes sociales juegan aquí un papel muy importante: cuando haces clic en un anuncio de una red social que dice que puedes obtener abdominales en 10 días, el algoritmo comenzará a mostrarte más anuncios como ése. Por desgracia, la mayoría de estos anuncios o publicaciones no te muestran todo el proceso ni toda la verdad, pero sí lo que quieren que veas.

Intenta hacer cambios: cancela tu suscripción a contenidos de ese tipo y sigue cuentas que no fomentan dietas estrictas ni programas poco realistas, pero que promuevan el body-positive. Tampoco faltan autores e influencers increíbles que comparten estos mensajes positivos en redes sociales y otros medios: encuéntralos y observa cómo pueden influir en tus forma de pensar.

Los comentarios y pensamientos negativos pueden tener otro origen: tal vez provienen de las personas de las que te rodeas o de un diálogo interno negativo en el que te comparas con los demás. Ya sea que practiques más tu amor propio o que llegues a un punto medio respecto de tu imagen corporal, hay muchas formas en las que puedes trabajar para sentirte cómodo contigo mismo; si te sientes listo para actuar en consecuencia, hazlo poco a poco.

¿Cuál de estos consejos te funciona más? Intenta alguno o todos y evalúa dónde estás actualmente y dónde te gustaría estar. Si sigues teniendo dificultades de este tipo, considera trabajar con un profesional de la salud mental especializado en imagen corporal para obtener apoyo extra.

Esta información tiene fines educativos solamente y no pretende sustituir el diagnóstico ni el tratamiento médicos. No utilices esta información para diagnosticar ni tratar ninguna condición de salud. Consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o empezar una nueva rutina de ejercicio.

Compártelo con tus amigos:

Facebook
Twitter
Email