agotamiento-emocional

Cómo lidiar con el agotamiento emocional

Si te has sentido agotado mentalmente en los últimos días, es comprensible; puede que no sea sólo mental, sino también emocional. La consejera de salud mental con licencia Brittany A. Johnson compara el agotamiento emocional con el agotamiento físico.

“Es como si hicieras un entrenamiento completo, trabajaras e hicieras mandados y algunas actividades con amigos y familiares, y simplemente estuvieras cansado”, dice. “Pero en lugar de ser físico, ese cansancio es mental”.

Si bien podemos lidiar con el estrés y la ansiedad cotidianos, el agotamiento emocional resulta mucho más difícil de manejar, puesto que se presenta cuando las cosas se acumulan y no se disipan en unos cuantos días. “Si sientes que no puedes recuperar el aliento, no tienes la energía para recuperarte” es más que estrés o ansiedad, explica Kruti Patel, PhD, psicólogo clínico en Deep Eddy Psychotherapy.

El agotamiento emocional aparece si no procesas correctamente tus sentimientos. “Cuando surge el estrés, aun cuando sentimos la necesidad de seguir adelante, es el momento de reducir la velocidad y cuidarnos”, dice Patel.

Por otra parte, es más probable que te sientas emocionalmente agotado si  estás pensando en muchas cosas al mismo tiempo, lo que empeora con la avalancha de información en redes sociales, medios tradicionales y conversaciones, agrega Johnson.

Ciertamente nadie está a salvo de experimentar agotamiento emocional a lo largo de la vida; sin embargo, las personas muy sensibles, que crecieron en hogares caóticos, que están a cargo de alguien más o que tienen problemas para procesar sus emociones están más expuestas a este tipo de cansancio, especialmente en momentos de miedo, incertidumbre y agitación colectiva, como los que vivimos actualmente.

Son también susceptibles los que padecen el síndrome del impostor, es decir, toda persona que “se esfuerza al máximo por cumplir con tantos objetivos diferentes a la vez, con lo que atasca en su mente y repiensa las mismas cosas todo el día”, agrega Johnson.

Por otra parte, los perfeccionistas y las personas muy autocríticas también experimentan más agotamiento emocional “porque tienden a poner mucho estrés en sí mismos y asumir más de lo que pueden manejar sin pedir ayuda”, explica Patel.

Si te levantas pesado o cansado, o si te es difícil poner en orden tus pensamientos y tus habilidades no están funcionando como deberían, puede ser agotamiento emocional, dice Johnson.

De ser así, el primer paso es hacer una pausa y preguntarte qué necesitas, dice Patel. Entonces escúchate y hazlo: tomar una siesta, salir a caminar o leer un libro. “Las cosas no mejorarán si continúas a un ritmo rápido. Lo mejor sería reducir la velocidad y buscar qué es lo mejor”, agrega.

Johnson también recomienda hacer conscientemente una pausa, al menos, al día. “Solo concéntrate en tu respiración y en vivir el momento”, dice. Escribir un diario para expresar tus pensamientos es de utilidad, al igual que identificar si puedes tomar alguna acción que te ayude a cambiar los pensamientos que se repiten en tu cabeza.

Por último, particularmente en este momento de contingencia global en que, además, abordamos problemas de justicia social, sé selectivo con tus fuentes de información. “Tómate un descanso”, dice Johnson. “Apaga las alertas y notificaciones en tu teléfono, elige una o dos fuentes confiables y consúltalas sólo una vez al día”.

Si, usando tus habilidades de afrontamiento y haciendo cambios, las cosas no mejoran en una semana, o si tu agotamiento emocional está afectando otras áreas de tu vida, como tus relaciones, tu trabajo o tu funcionalidad, es momento de buscar soporte adicional con un terapeuta o psicólogo, agrega Johnson.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email