dormir-fresco-mejor

¿Es mejor dormir en un ambiente fresco?

¿Descansas más profundamente al dejar las ventanas abiertas cuando hace frío? No es tu imaginación. La investigación demuestra que las personas duermen mejor si circula aire fresco dentro del dormitorio.

Un estudio reciente, publicado en la revista Indoor Air, encontró que cuando la gente descansa en lugares con ventilación, ya sea con ventanas o puertas abiertas, en comparación con otros en donde no circula el aire, el sueño mejoraba, se despertaban menos veces durante la noche y los niveles de dióxido de carbono eran más bajos. Y es que a medida que disminuyen los niveles de dióxido de carbono, la gente duerme más y tiene menos despertares.

“Los niveles de dióxido de carbono se toman como un indicador de cuán buena es la calidad del aire”, señala el autor del estudio Asit Kumar Mishra, PhD, investigador posdoctoral del Berkeley Education Alliance for Research en Singapur. “Los niveles más altos de dióxido de carbono implican una ventilación más pobre. Esto, a su vez, comprende un aumento de otros contaminantes en la habitación. El impacto en el sueño puede ser el resultado del incremento en los niveles de múltiples contaminantes en interiores. En cierto modo, es similar a como se reduce el rendimiento de los ocupantes cuando tienen que trabajar en edificios con una ventilación pobre”.

Mejor concentración

Otra investigación demostró que las habitaciones ventiladas por ventanas abiertas o ventiladores de entrada de aire, tienen niveles más bajos de dióxido de carbono y las personas que duermen en dichos sitios informaron sentirse mejor descansadas ​​a la mañana siguiente, con rangos de concentración mejorados. Además, obtuvieron buenos resultados en las pruebas lógicas, en comparación con la gente que descansó en habitaciones sin ventilación.

Esto puede deberse a que es probable que los dormitorios ventilados contengan más oxígeno, lo cual estaría relacionado con una mejor cognición. “Nuestro cerebro requiere energía en cualquier momento del día, incluso durante el sueño, porque es cuando ocurre la formación de la memoria y el procesamiento de la información”, explica Eva Cohen, una entrenadora certificada en ciencias del sueño con Kansas-Sleep en Kansas City, Kansas.

“Cuando producimos energía, utilizamos glucosa y oxígeno durante una reacción química llamada glucólisis. La falta de oxígeno en el aire hace que la glucólisis sea más lenta, poniendo así al cerebro en modo ‘hambriento’ e interfiriendo con su trabajo”.

Efectos sobre el ejercicio

Los expertos aún no analizan los efectos del aire fresco en la calidad del sueño y el rendimiento deportivo; sin embargo, algunos creen que la exposición nocturna al aire fresco afecta positivamente el rendimiento físico, además del cognitivo.

“El efecto del sueño sobre el ejercicio es un campo de estudio en evolución, aunque la investigación sugiere que el descanso juega un papel importante en el rendimiento deportivo”, dice Paul Reehal, MD, especialista en medicina deportiva con sede en Las Vegas y consultor de Sleepline. “Dormir en un cuarto con una ventana abierta conduce a mejores entrenamientos, aumentar la circulación del aire y proporcionar un ambiente de sueño fresco”.

Inténtalo una noche

Trata de descansar con las ventanas abiertas durante algunas noches para ver si afecta la calidad de tu sueño. “Es mejor abrir las ventanas un poco, pero no demasiado, para minimizar la entrada de ruido y luz”, comenta Reehal. “Abrir más de una ventana permitirá una mejor circulación del aire”.

Sin embargo, dormir con una ventana abierta no es ideal en todas las circunstancias. Durante el clima caluroso puede hacer que la habitación sea demasiado cálida, lo que podría interferir con la calidad del sueño. Y si vives cerca de algún lugar donde se produzca mucho ruido, mantenerla abierta permitirá más sonidos de lo normal en el dormitorio, lo cual interrumpirá tu sueño de acuerdo con el estudio.

Si no deseas abrir la ventana, debido al calor o ruido exterior, deja la puerta de la habitación abierta cuando vayas a dormir. “Nuestros hallazgos recomiendan que abrir una puerta, aunque no sea tan bueno como abrir una ventana en términos de los niveles de dióxido de carbono mantenidos, aún proporciona una calidad de sueño similar”, afirma Mishra. “Dejar la puerta del cuarto abierta, incluso un poco, mantiene el aire de la habitación conectado con el resto de la casa y, por lo tanto, es una mejora significante”.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email