Hábitos-saludables

¿Lograste conseguir mejores hábitos estos días? Tres trucos para afianzarlos

El ritmo de vida desde marzo ha distado bastante, por decir lo menos de ser el ideal. Sin embargo, es posible que ya hayas encontrado el lado positivo a esta situación. Al no ir al trabajo, ni llevar a tus hijos a infinitas actividades extracurriculares diferentes, ni ir a cenar con amigos, de repente hubo mucho más tiempo para cultivar hábitos saludables como hacer ejercicio y cocinar.

Esto fue especialmente cierto durante los primeros días de la emergencia sanitaria global: nuestros datos indican que el 42% de los usuarios de Fitbit registraron más minutos de actividad en abril de este año en comparación con el mismo mes del 2019.

A medida que la vida comienza a volver a la normalidad, es posible que te preocupe perder estos hábitos saludables. Y con razón: en estos días, la mayoría de los minutos activos de los usuarios de Ftbit han vuelto a los niveles normales.

Quizá te estés preguntando cómo mantener esos buenos hábitos recientemente adoptados. Por ello, te contamos a continuación cómo asegurarte de que sigan siendo parte de tu vida durante los próximos años:

Sé tan constante como puedas

Si bien hay cosas que deseas que cambien en tu vida, como ver más a tus amigos y familiares, asegúrate de mantener el nivel de actividad relacionado con tu entrenamiento y tu alimentación en la medida de lo posible.

Las investigaciones muestran que esto te puede ayudar a afianzar los hábitos. Si salías a correr justo después de despertarte durante el confinamiento, intenta seguir haciéndolo a la misma hora siguiendo la misma ruta. Si siempre te reunías con un amigo para tus caminatas diarias, sigue viéndolo y yendo a caminar con él.

Simplifica tus hábitos

Cuánto más complicado o lento sea hacer algo saludable, es menos probable que lo sigas haciendo cuando la vida regrese a su agitado ritmo normal. Puedes solucionar esto con algunos trucos simplificadores.

Por ejemplo, puedes “preparar más comida cada vez que cocines para que te alcance para el siguiente día”, dice Joan Salge Blake, profesora clínica de la Universidad de Boston y autora de Nutrition & You.

Este método de simplificación también funciona para el ejercicio. “Prepara tu ropa y zapatos la noche anterior si deseas hacer ejercicio por la mañana”, dice Wood. Suenan poco pero estas pequeñas acciones pueden marcar una gran diferencia en la motivación.

Concéntrate en lo bien que te hacen sentir tus hábitos saludables

¿Te gusta la energía que te han dado tus paseos por la mañana? ¿Te sientes bien después de cocinar una comida rica en verduras desde cero? Notar esos efectos positivos puede hacer que seguir con los hábitos en el futuro sea mucho más fácil.

“Este es el momento de hacer un balance de lo que se ha sentido bien”, dice Julie Emmerman, psicoterapeta clínica, deportiva y de rendimiento especializada en atletas profesionales. “Si te mantienes atento a medida que las cosas retoman su normalidad, naturalmente querrás mantener el compromiso con esos comportamientos”.

Esto es algo que Blake también fomenta. “Siéntate y haz una lista de por qué podrías ser más feliz ahora”, dice ella. ¿Priorizar las cenas familiares? ¿Una rutina de yoga matutina? Identificar exactamente qué es lo que te hace sentir bien te ayudará a saber qué priorizar a medida que la vida se acelera nuevamente.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email