FitbitBlogJunio9

Moderniza tu santuario para dormir

Tienes un equipo de gimnasio, una nevera llena de comida saludable e incluso un escritorio adaptado ergonómicamente. Pero, ¿tu habitación está optimizada para dormir?

No estamos hablando de sábanas con miles de millones de hilos o  una iluminación perfectamente atenuada, aunque, ciertamente, eso nunca está de más. Los ajustes simples pueden hacer mucho para ayudarte a dormir más y que el sueño sea más rejuvenecedor. “Lo que importa no es solo la cantidad de tiempo que pasas en la cama, sino la calidad de sueño”, comenta Holly Phillips, M.D., autora de “The Exhaustion Breakthrough”. Aquí está su consejo para aprovechar al máximo tus siestas:

Consigue un reloj despertador

Phillips recomienda restringir la tecnología, ya que ésta emite una luz azul que afecta el ritmo circadiano. ¿La solución? Un reloj despertador (o varios, si te preocupa apagarlo y volver a quedarte dormido) que no tenga luz. “Pongo la alarma en mi teléfono celular 45 minutos después, en caso de que falle mi reloj despertador”, cuenta Holly.

Cubre las ventanas

Los tonos o revestimientos oscuros son ideales para el descanso; sin embargo, las cortinas regulares no llegan a bloquear toda la luz durante la noche, misma que puede dificultar la producción de la hormona del sueño (melatonina) en el cuerpo. “Una máscara de ojos también es una gran opción, especialmente con las personas que tienen problemas para deshacerse de todas las fuentes de luz en su habitación”, explica Phillips.

No permitas que tu mascota duerma en la cama

Un nuevo estudio sugiere que las personas duermen peor con un perro en la cama, aunque no necesariamente en la habitación. Si tu mascota no te molesta con sus ronquidos a tus pies, deja que se acueste contigo; pero si compartir el mismo colchón te mantiene despierto por la noche, consigue su propia cama y búscale un espacio en algún lugar de la recámara.

Limpia el aire

“Si te despiertas con dolor de garganta o la nariz tapada, la alergia o sensibilidad a las partículas de moho, los ácaros del polvo y otros alérgenos pueden ser las culpables. Mejorar la calidad del aire en interiores con un purificador será de gran ayuda”, dice Phillips. El aire seco también causa inflamación de las fosas nasales y molestias en la garganta. Mitígalo con un humidificador.

Registra tu actividad

Si aún no lo has hecho, comienza a usar tu Fitbit para registrar tu descanso automáticamente, ya sea ligero, profundo o REM (sueño de movimientos oculares rápidos). También puedes utilizarlo al establecer objetivos de sueño y activar recordatorios a la hora de acostarte para ayudarte a cumplirlos. ¿Tienes problemas para dormir? Intenta solucionarlos con el registro de tus entrenamientos, los cuales contribuirán a un mejor descanso, además de los de tu consumo de azúcar y cafeína (gran parte de ellos puede interferir con la calidad de tu sueño).

Revisa tu termostato

“Una habitación demasiado caliente o fría puede interrumpir la calidad del sueño”, asegura Holly. La temperatura óptima es entre 16 y 19 grados centígrados. De acuerdo con la National Sleep Foundation, usar calcetines para dormir también ayuda a mejorar el sueño, pues dilatan los vasos sanguíneos, lo cual prepara al organismo para dormir.

Haz ruido

Phillips usa una máquina de ruido blanco para bloquear los sonidos del exterior, como las bocinas de los autos o los ladridos de los perros. ¿Vives en un lugar muy tranquilo?, un poco de ruido te ayudará. “Si tu santuario del sueño es demasiado silencioso, incluso los sonidos naturales más pequeños se magnificarán y serán molestos”, dice.

¿Te lo perdiste?, aquí más tips para dormir bien además ¡aprende por qué el dormir bien te ayuda a bajar de peso!

Este artículo no pretende sustituir el consejo médico. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición.
Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.


Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email