perdida-de-peso-se-detiene

¿Qué hacer cuando mi pérdida de peso se detiene?

A veces parece que la báscula ya no se mueve más, lo mejor es hacer cambios para que tu pérdida de peso no se detenga. Aquí te decimos qué hacer.

Seguro has estado dándolo todo en el gimnasio desde hace algunas semanas con el objetivo de perder peso y, poco a poco, has visto buenos resultados. Pero, ¿qué pasa cuando de pronto la báscula se detiene y parece que ya no bajas más?

Primero que nada, tranquilízate. Una pausa en tu pérdida de peso es normal y muy probable que se detenga en ciertos momentos, pero lo que puedes hacer para no quedarte en el bache y seguir sin motivación alguna es poner atención a estas señales que quizá sean las que estén interfiriendo en tu eliminación de kilos.

1. Toma nota de lo que estás comiendo.

Puede ser que sí, estés entrenando muchísimo y des todo en cada rutina de gimnasio, pero, ¿has puesto atención últimamente en tu alimentación? Puede ser que tu comida no sea del todo saludable durante las últimas fechas y eso te está provocando problemas que repercuten en que la báscula ya no se mueva cada vez que te subes.

Ten en cuenta la cantidad de calorías que quemas y requieres para saber si no estás comiendo de más.

2. Acelera tu metabolismo.

Meses de estar cuidando tu alimentación y hacer ejercicio pueden estar provocando que tu metabolismo se haga un poco más lento, lo cual no te ayudará a conseguir la pérdida de peso que buscas, por lo que debes hacer algunos trucos para acelerar el proceso. Realiza comidas más espaciadas y alterna tu consumo de calorías, así como tus entrenamientos.

3. Combina tus actividades del día.

No hagas lo mismo todo el tiempo, intenta acelerar tu metabolismo con la actividad física. Realiza un calendario de entrenamientos para ejercitarte de diferente formas; prueba con rutinas de intervalos que te permitan subir la intensidad y quemar más calorías, así como aumentar la masa muscular. Y, de paso, acelerar tu metabolismo.

4. Mantén la calma y no te des por vencido.

Todo es un proceso y si te estresas, será más complicado. El cuerpo en su totalidad debe sufrir un cambio para adaptarse al proceso. Tu objetivo principal es perder peso, así que adapta cada hábito de tu vida a ello. Recuerda que el camino puede ser complicado, pero el resultado es muy placentero.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email