motivacion-y-fitbit

¿Perdiste un poco de motivación? Ánimo y recupérala fácilmente

Recupera la motivación fácilmente

¿Recientemente tomaste la decisión de comer sanamente y tener un estilo de vida más activo? Probablemente hayas comenzado con todo el ímpetu, pero al cabo de tres o cuatro semanas la motivación disminuye poco a poco y cada vez es más tentador saltarte entrenamientos o romper la dieta.

No te preocupes: a muchas personas les sucede esto y les seguirá sucediendo. Después de todo, nadie dijo que mantener la motivación para alcanzar metas y objetivos es una tarea sencilla.

Estar activo y participar en programas de entrenamiento es bueno para el cuerpo y la mente; sobre la marcha puedes experimentar barreras u obstáculos que disminuyen la motivación, pero lo importante es saber cómo superar esos obstáculos, aprender y salir adelante. Conforme entiendas y superes estos problemas uno a uno te sentirás bastante satisfecho.

Aquí te compartimos algunos tips que pueden ayudarte a replantear tus objetivos y volver a recargar el tanque de la motivación.

Tips de motivación

En general

  • Define el por qué y para qué. Lo ideal es tener claro por qué quieres alcanzar un objetivo: quizá deseas estar más saludable y enfermarte con menos frecuencia o gozar de más energía.
  • Apoyar una causa. No importa si practicas running, crossfit o cualquier otro deporte, puedes buscar una razón altruista por la cual competir y que realmente te motive. Existen una infinidad de competencias que se realizan en beneficio de quienes pasan por desnutrición, alguna forma de desigualdad o enfermedades crónicas.
  • Establece metas realistas. Al principio nuestra inspiración es tan grande que buscamos comernos el mundo de un solo bocado, pero esto se torna evidentemente difícil de lograr con el paso de los días. Por ello, lo mejor es definir por dónde comenzar y a dónde quieres llegar.
  • Rodéate de personas con ideales similares a los tuyos. Una buena forma de mantenerse inspirado es tener cerca a personas que comparten los mismos hábitos, ya que comprenden el proceso que puedes estar viviendo y querrán que alcances tus objetivos junto con ellos.
  • Descansa lo suficiente. La rutina diaria aunada al entrenamiento puede sobrecargar tu cuerpo y tu mente: dedica tiempo suficiente al descanso para renovar tus energías.

Motívate para entrenar

  • Fija fechas en el calendario. Decide qué días vas a entrenar, cuánto durarán tus sesiones y dónde las vas a hacer; luego, planifica tus rutinas. Esto te ayudará a programarte para ejercitarte con regularidad.
  • Compra equipo nuevo. Renovar tu guardarropa y adquirir accesorios nuevos para entrenar incrementará tu motivación.
  • Varía tus entrenamientos. Un plan de entrenamiento puede funcionar temporalmente, pero no para siempre. Para mantener la motivación al máximo, cambia periódicamente tus entrenamientos; también es una buena idea probar con diferentes clases de fitness y rutinas durante la semana.
  • Ten un plan de respaldo. Contempla siempre un plan B si, por algún motivo ajeno a ti, fuera necesario modificar tu rutina: así evitarás suspender tus entrenamientos y sentir culpa o frustración por ello.

Motívate para comer mejor

  • Asegúrate de que tu programa de alimentación funcione para ti. Puedes invertir en un especialista que te ayude a encontrar el plan alimenticio que mejor se ajuste a tus necesidades, pero también a tus gustos. Así estarás tranquilo al saber que podrás comer alimentos que te gusten y conseguir tus objetivos evitando atracones y desórdenes alimenticios.
  • Concertarte en agregar, no en restringir. En lugar de deshacerte de todo lo que no consideras saludable, cambia tu enfoque y agrega alimentos que podrían faltar en tu día, como más frutas y verduras.
  • Prepara tus alimentos con anticipación. Aquí encontrarás doble beneficio: el primero es que estarás ocupado preparando tu comida y difícilmente estarás pensando en snacks; por otra parte, ya tendrás lista tu comida para calentar, servir y disfrutar.

Motívate para finalizar el día

  • Date tu propio reconocimiento. Antes de irte a dormir, reconoce todo el esfuerzo y los momentos satisfactorios que te hicieron sentir bien durante el día.
  • Agradece por lo que tienes. Dar gracias por todo lo bueno y lo aprendido en el día es una excelente manera de incrementar la motivación espiritual y emocional.
  • Medita por 10 minutos. La meditación de atención plena ayuda a las personas a estabilizarse emocionalmente, ya que aclara el pensamiento e impacta positivamente a la motivación.
Motivación y agradecimiento

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email