autocuidado es importante

Señales de que estás amándote mucho, ¡tal como debe ser!

En estos días escuchamos tanto sobre el cuidado personal, que pareciera que nunca podemos tener lo necesario. Un baño de burbujas por aquí, un mani-pedi por allá; una clase de HIIT por aquí, una botella de vino por allá. Pero seamos realistas, todo esto merma tu cuenta bancaria, ya que con tantas prácticas saludables, si abordas el autocuidado desde una mentalidad de “más es mejor” los beneficios reales pueden perderse.

“Una de las cosas más importantes es obtener claridad sobre lo que estamos hablando cuando decimos autocuidado”, dice Jessica Matthews, DBH, profesora asistente de bienestar integral en la Universidad Nazarena de Point Loma y entrenadora nacional certificada por la Junta de Salud y Bienestar. “El cuidado personal es cualquier actividad que se realiza deliberadamente para apoyar nuestro bienestar físico, mental, emocional, espiritual o social”.

Con esto en mente, aquí hay siete señales que pueden ayudarte a repensar tu plan de autocuidado.

Haces lo que otras personas te dicen que hagas

“Como es deliberado, el autocuidado es mejor cuando se practica conscientemente”, afirma Matthews, quien recomienda preguntarse: ¿Qué me sirve ahora? ¿Qué necesito para nutrirme realmente? Si bien es genial inspirarse en amigos, redes sociales y otras fuentes, si solo haces cosas que otros han sugerido te estás perdiendo la parte “personal” de la práctica. “El cuidado personal no es una actividad en la que no encuentres significado, valor o disfrute”, dice Matthew. “Tampoco es una que te obligan a hacer, sino que quieres hacerlo”.

Solo te cuidas tú mismo

Estar en soledad puede ser una forma increíble de desestresarse, reenfocarse en lo que nos importa y obtener ideas sobre nosotros mismos que de otro modo nunca haríamos. A veces eso significa establecer límites y decir no, en lugar de reunirse con amigos para cócteles o una fiesta temática. Sin embargo, demasiado aislamiento puede hacer que pierdas la oportunidad de practicar un poco de cuidado personal siendo social, haciendo algo divertido y cosechando los beneficios para la salud, así como una reducción significativa del estrés.

Crees que siempre debes presionar tu autocuidado haciendo ejercicio 

“Por supuesto, el ejercicio brinda una gran cantidad de beneficios, aunque no tiene que verse de cierta manera para ser autocuidado”, señala Matthews. “Te dicen que una carrera muy larga o intensa hará que fluyan tus endorfinas, pero quizá lo que realmente necesitas es una clase de yoga suave y reparadora, una hora de ejercicio de baile divertida y enérgica, o incluso solo una caminata”.

Recuerda: El autocuidado debe ser algo en lo que encuentres alegría.

Siempre buscas una botella de vino o un helado

No hay nada malo con la comida casera o el alcohol, siempre que exista moderación. “El problema con el uso de éstos para el autocuidado se produce cuando caemos en una rutina”, explica Matthews, y lo haces sin darte cuenta. “Cuando tengas un día estresante y descubras que recurres a esos alimentos, hazte la siguiente pregunta: ¿Es esta una opción que será la más óptima para mi cuidado y alimentación? Y a veces la respuesta será afirmativa”.

Entonces, en lugar de pensar en términos de blanco y negro, como “siempre tengo el paquete completo de seis cervezas” o “nunca puedo tomar una cerveza”, encuentra una forma de adaptarte a esa situación.

Comparas tu autocuidado con el de los demás

Gracias a las redes sociales, es muy frecuente ver a otros usando una mascarilla facial y tomando té mientras leen una novela o reciben masajes, y piensas: “¡Debería hacerlo mejor!” Pero todos somos únicos, por lo tanto, lo que funciona para otra persona puede no ser útil para ti.

“Tenemos la capacidad de discernir lo que nos sirve”, comenta Matthews. “¡Es maravilloso que podamos aprovechar nuestra propia sabiduría interna sobre las formas más óptimas de cuidarnos a nosotros mismos!”. Apóyate y confía en ti mismo, y sigue ese conocimiento para saber cómo es tu cuidado personal. (Esto podría incluir ignorar tu feed de Instagram por un tiempo o dejar de seguir a las personas que te hacen sentir inadecuado).

Crees que el autocuidado nunca es incómodo

La vida trae desafíos, dolor e incomodidad. Y esos momentos pueden ser perfectos para sacar un poco de autocuidado; sin embargo, ten en cuenta que no estás evitando las cosas. “El autocuidado nos permite construir los recursos y tener el sistema y las herramientas en su lugar para que cuando encontremos molestias, podamos encontrar una manera de seguir adelante”, dice Matthews.

Continúa y siente esa tristeza, ira, rabia o cualquiera que sea la emoción desordenada, y confía en que pasará pronto, porque siempre será así.

No cambias lo que sabes que te hace daño

Así como no puedes ejercitarte solo un día y esperar tener músculos, “el autocuidado es un proceso activo y continuo. No hacemos esto solo una vez”, dice Matthews. Y, al igual que tus entrenamientos, a menudo es bueno mezclar las cosas para mantenerte comprometido y realmente elegir lo que se adapte a tus necesidades en el momento justo.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email