Alimentos congelados indispensables

Algunos nutricionistas no pueden vivir sin estos alimentos congelados

¿Quién no ha escuchado varias veces que lo fresco es mejor? Ciertamente los alimentos frescos son saludables y delicioso, pero si alguna vez tuviste que desechar frutas y verduras echadas a perder o correr a comprar la cena de último minuto, probablemente consideres que lo fresco no siempre es suficiente. Por esta y otras razones, muchos nutricionistas son fanáticos de los alimentos congelados.

“Me gustan las comodidades y los atajos en la cocina, por lo que no dejo de visitar el pasillo de alimentos congelados cuando compro comida”, dice Liz Weiss, presentadora del podcast Liz’s Healthy Table.

“Claro: encontraré helados, pizzas de pepperoni y salchichas para el desayuno, pero también muchos alimentos saludables que facilitan la preparación de comidas saludables en la mesa”.

¿En qué alimentos congelados se apoyan los nutricionistas en caso de apuro? Aquí están sus alimentos imprescindibles:

Falafel. “Siempre tengo proteínas fáciles de cocinar o precocidas como el falafel en mi congelador para poder preparar una comida rápidamente”, dice Marjorie Nolan Cohn, nutricionista registrada y propietaria de MNC Nutrition LLC. “Puesto que el falafel está hecho con garbanzos, contiene abundantes proteínas vegetales y fibra, claves para la salud del corazón y para mantener estable la presión arterial”.

Utiliza el falafel en ensaladas para un almuerzo o cena rápidos. Busca marcas en las que los garbanzos sean el primer ingrediente u que estén preparadas con grasas insaturadas favorables al corazón como el aceite de canola.

Coliflor rallada. “Tener a la mano una bolsa congelada de coliflor rallada para mezclar con arroz frito u otros cereales es una excelente manera de consumir verduras y aligerar las cosas al mismo tiempo”, dice Katie Sullivan Morford, autora de PREP: The Essential College Cookbook.

“También me encanta la pizza con masa de coliflor, así que tener coliflor rallada a la mano hace que sea más fácil prepararla”. Si preparar masa casera te parece demasiado complicado, la masa de coliflor congelada también te servirá.

Ajo y jengibre triturados. “A pesar de que soy una gran fanática de las comidas familiares, preparar la cena noche tras noche toma tiempo, por eso también soy fan de los atajos para ingredientes”, dice Weiss.

“Cuando una receta requiere ajo o jengibre fresco triturado, o ambos, simplemente saco un trozo congelado de la bandeja en lugar de tomarme la molestia de picarlos frescos. Son súper convenientes y saben igual de bien”.

Tocino. Algunos de los alimentos más amigables para el congelador no comienzan ahí. “Puede que el tocino no parezca la opción más saludable, pero un poco agrega un sabor mágico y ahumado a otros alimentos saludables como la salsa para pasta, los vegetales salteados y las ensaladas”, dice Morford.

“Me gusta mantenerlo en el congelador para poder sacar una rebanada o dos sin cocinar un kilo entero”. ¿Quieres evitar los nitratos? Busca marcas etiquetadas como “sin curar”.

Papas. Con más de 60 diferentes fitonutrientes y vitaminas que previenen enfermedades, lamentablemente las papas están subestimadas. “Siempre tengo a la mano algún tipo de papa congelada”, dice Cohn. “Son súper versátiles como guarnición, cocidas en un quiche o como base para un aperitivo”.

Quinoa. “La quinoa tarda unos 15 minutos en cocinarse, pero a veces no tengo ese tiempo, así que a menudo opto por la quinoa congelada”, dice Weiss. “Está lista en tres o cuatro minutos y es perfecta para platillos rápidos entre semana o una simple guarnición sin gluten”.

A diferencia de la quinoa lista para servir enriquecida con sodio, la quinoa congelada, por lo regular contiene un ingrediente simple: quinoa. Compara etiquetas para estar seguro.

Si has estado evitando el pasillo de congelados, este podría ser el momento de verlo con otros ojos: puedes mejorar tu dieta y hacer tu vida mucho más fácil en el proceso con la estrategia correcta.


*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email