rutina-mañana

¿Cómo crear una rutina exitosa en la mañana?

Si eres de que han hecho ajustes para trabajar de forma remota, probablemente has notado que es más difícil de lo que parece. Incluso puede ser que aún no te hayas adaptado al 100 %, pero no estás solo: es totalmente factible prepararte para tener éxito como sea posible.

Si estás leyendo esto, es probable que quieras hacer un cambio. ¿Cuál sería el primer paso? Sigue leyendo para obtener consejos y trucos sobre cómo crear una rutina matutina exitosa, sobre todo si te estás acostumbrando al home office.

Crea una rutina matutina con estos hábitos.

¡Haz lo que mejor te funcione! Si no eres una persona madrugadora, es probable que no estés en el mejor momento para una reunión de trabajo a las siete de la mañana.

Por ello, te aconsejamos anticiparte anotando algunos puntos para tu reunión desde un día antes y configurando una alarma en tu Fitbit con un recordatorio para levantarte a tiempo y  estar lo suficientemente despierto para tu reunión.

Crea una lista de tareas que te permita prepararte mentalmente de manera que empieces a trabajar sin escalas a la mañana siguiente. Asegúrate de enumerar las tareas en tu lista, de modo que las más importantes (y difíciles) las hagas primero; esto te motivará a concluir las sencillas de manera natural.

Analiza cuál es la mejor hora para acostarte y levantarte. Ir a dormir a la misma hora es clave, lo mismo las horas de sueño pues son necesarias para mejorar tu salud, tener más energía, mejorar tu concentración e incluso tu inmunidad, lo que lograrás con constancia y organización.

Mantener tu ciclo circadiano marcado también ayudará a tu cuerpo a adaptarse y despertarte naturalmente a la hora óptima, pero si todavía no logras conseguirlo puedes activar la función de Smart Wake en tu Fitbit para evitar despertarte mientras duermes profundamente.

¿Cuál es la clave para despertarte antes? Intenta con cinco o diez minutos y así no lo resentirás. Poco a poco podrás ir durmiendo más temprano.

Cámbiate la pijama. Si estás trabajando de forma remota, una opción crucial es cambiarte tu ropa de dormir, un cambio pequeño pero significativo. Así podrás decirle a tu cerebro que es hora de ponerse en marcha.

Crea un ambiente laboral pacífico. Si bien es, quizá, muy cómodo trabajar desde tu cama, tener un lugar de trabajo designado, así como una silla adecuada y un espacio iluminado, puede hacer maravillas con tu concentración.

Toma un desayuno saludable. Incluir 20 gramos de proteína en tu desayuno te permitirá frenar los antojos, sobre todo los dulces; además, un desayuno rico en proteína es perfecto para enfocarte mejor en tus actividades laborales.

Camina un poco. No necesitan ser muchos kilómetros para sentirte bien: incluso una caminata rápida por la cuadra de tu casa puede ayudar a despejarte y “engañar” a tu cerebro.

Si es posible, escucha un podcast motivador mientras caminas; si no, mejor deja el celular en casa y fíjate en los detalles de tu alrededor. Habrá cosas a las que nunca habías prestado atención y que te sorprenderán.

Tómatelo con calma. Si no puedes incluir todos los tips que te hemos mencionado, no te preocupes. Los pequeños cambios harán una diferencia significativa; lo importante es que tú te sientas bien. Estás haciendo lo mejor que puedes y cada día es una oportunidad para comenzar de nuevo.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email