thanksgiving-hike

Cómo mantenerte en forma en estas fechas

Las fiestas de fin de año son momentos para disfrutar, y si bien debes disfrutar el pavo, el puré de papas y los postres, te sentirás mucho mejor si incorporas el ejercicio y el movimiento a tus planes tanto en Navidad como en los días siguientes. Tal vez te estés preguntando cómo hacerlo: aquí te decimos cómo.

Comienza tu día con entrenamiento

Por lo general, la forma en la que comiences tu día será la forma en que lo continuarás; si deseas que el ejercicio y el movimiento sean parte de tus planes para las fiestas de fin de año, asegúrate de que la primera actividad de tu día sea el entrenamiento.

Entrenar al comenzar el día no sólo hará que te mantengas activo durante el día, sino que también podría ayudarte a sobrellevar mejor las tentaciones de fin de año. La investigación sugiere que el ejercicio se correlaciona con opciones más saludables de alimentos; por lo tanto, si en estos días entrenas por la mañana a primera hora, es posible que elijas opciones más ligeras y saludables durante las fiestas.

El tipo de ejercicio que hagas para comenzar depende de ti: ponte tus tenis y sal a correr o intenta una clase de cardio en tu gimnasio local; incluso puedes salir con tu bicicleta a dar un paseo al amanecer por tu vecindario. Todas estas son excelentes oportunidades para que te mantengas activo y en movimiento.

Planea una caminata entre comidas

La comida es algo protagónico durante las fiestas de fin de año y hay tantas opciones para consumir, o sea, mucho para digerir. ¿Qué pasa si comes todo el día y, además, eres sedentario? Probablemente tu estómago no se sentirá bien.

Por fortuna, puedes ayudar a tu cuerpo a digerir todos los platillos y calmar tu estómago con una buena caminata. Las investigaciones sugieren que caminar facilita la digestión y alivia los síntomas relacionados con el tracto digestivo. Así, si te sientes un poco o demasiado lleno, una caminata alrededor de la cuadra puede hacer que te sientas mejor.

Las investigaciones también han encontrado que caminar después de la comida ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre por lo que una caminata puede ser justo lo que necesitas.

Haz un estiramiento después de la cena

Quizá tengas la tentación de pasar directamente de la cena a la cama en estas fiestas, pero toda esa comida que acabas de consumir puede causar muchísimos síntomas incómodos (como gases, hinchazón y estreñimiento) que no precisamente te permitirán tener una buena noche de sueño y descanso. Si lo que quieres es despertarte al día siguiente renovado y rejuvenecido, aparta un poco de tiempo después de la cena y antes de acostarte para, tal vez, una sesión de yoga relajante.

Si bien no hay mucha investigación sobre la relación entre yoga y digestión, existe una variedad de posturas de yoga que, de acuerdo con quienes las practican, alivian síntomas relacionados con el tubo digestivo tales como los gases y la hinchazón.

Además de estos beneficios potenciales, el yoga también se ha relacionado con una mejor calidad del sueño: una investigación del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa de los NIH encontró que el 55% de las personas que participaron en el estudio informaron que practicar yoga les ayudó a dormir mejor.

Si lo que quieres es tener una noche de descanso de calidad, lucha contra la tentación de colapsar en la cama después de la cena y, en su lugar, dedica 15 o 20 minutos a una sesión de yoga antes de irte a dormir.

Esta información tiene fines educativos solamente y no pretende sustituir el diagnóstico ni el tratamiento médicos. No utilices esta información para diagnosticar ni tratar ninguna condición de salud. Consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o empezar una nueva rutina de ejercicio.

Compártelo con tus amigos:

Facebook
Twitter
Email