¿Cómo logro estar positivo con el aspecto de mi cuerpo?

Cómo mantenerte positivo con tu cuerpo, sin importar nada más

¿Cómo puedo mantenerme positivo con el aspecto de mi cuerpo? Aquí te lo decimos.

Supongamos que tienes un objetivo de salud: Comer mejor o dominar una rutina de ejercicios, y deseas hacer las paces con tu cuerpo, sin importar nada más. Por ello es importante tener una mentalidad saludable para evitar dejarte influenciar con pensamientos pesimistas o comentarios malintencionados.

1. Sé más acertivo

“No es tu trabajo educar a las personas sobre la positividad corporal”, comenta Jes Baker, entrenador de imagen corporal y salud mental. Y sin importar si te encuentras conversando con extraños o conocidos, es posible que no te sientas cómodo profundizando demasiado. Una forma totalmente factible de lidiar con el lenguaje corporal negativo es mantenerlo ligero. “Solía ​​trabajar como panadero profesional y cuando los clientes decían: ‘Oh, no puedo creer que esté comprando este croissant’, respondía: ‘Los croissants son muy buenos para el alma’. Es una manera de replantear la conversación”, dice Baker.

2. Sé tu prioridad

Si la dieta te estresa, evita los restaurantes con menús bajos en calorías y “libres de culpa”. Si te hacen sentir incómodo, aléjate. Si alguien te avergüenza en público, retírate. “Tienes todo el derecho de decir que no te sientes a gusto, así que evita las situaciones y los comentarios negativos”, afirma Baker.

3. Establece límites

Quizá no siempre puedas hacer varias cosas a la vez, así que establece algunos límites, sobre todo cuando las situaciones te causen ansiedad o cansancio.

4. Cuida la información que recibes

Lo sabemos, no es posible controlar lo que hay en la televisión o las revistas; sin embargo, puedes ajustar la configuración en tus redes sociales.

“Una de las cosas más cambiantes, pero realmente fáciles de hacer, es curar conscientemente lo que ves en las redes sociales”, asegura Baker. Esto significa dejar de seguir a las personas que te hacen sentir mal contigo mismo y tener influencias más positivas con respecto a tu alimentación. En pocas palabras, haz una limpieza de tus redes.

5. Sé amable contigo mismo

Si algo que escuchas o ves te hace sentir mal, no te lo creas. Mejor muéstrate compasivo, como lo harías con un amigo que la esté pasando mal. “La meta no es ser feliz al cien por ciento, sino tener más días buenos que malos”, dice Baker. “La autoaceptación es un viaje difícil. Debes reconocer a qué te enfrentas y aplaudirte por intentarlo”.

Este artículo no pretende sustituir el consejo médico. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email