Fitbit_Charge5_Lifestyle_Home_Bed_Steel_Blue_7213_Cropped_Center

Cómo un buen sueño mejora tu piel

Hay muchas razones para tratar de descansar mejor por las noches como mejorar la productividad y la energía, reducir el estrés y la inflamación e incluso potenciar la pérdida de peso; sin embargo, un beneficio en el que quizás no habías pensado es mejorar la salud de tu piel. Esto va más allá de una piel radiante o joven, aunque eso también lo puedes lograr.

“La piel tiene ritmos circadianos pare realizar unas actividades específicas por la mañana y otras por la noche, así que un sueño reparador le permite hacer lo que mejor hace: repararse a sí misma y mantenerse intacta para que podamos funcionar de manera óptima a la mañana siguiente”, dice el médico Joshua Zeichner, profesor asociado de dermatología en el Hospital Mount Sinai.

A continuación, te explicamos cómo la calidad de tu sueño impacta la salud de tu piel y por qué es importante.

Un mejor sueño, una piel más fuerte

“La piel está diseñada para retener la humedad y los nutrientes, así como para mantener alejados a las bacterias, virus, hongos y toxinas”, explica la dermatóloga Jessica Wu, autora de Feed Your Face. Y es que de la misma manera en que la falta de sueño puede hacer que tus músculos se sientan más débiles durante el entrenamiento al día siguiente, también puede debilitar la piel.

Dormir mal, eccema y psoriasis

Algunos estudios sugieren una relación entre la privación del sueño y las enfermedades inflamatorias de la piel como la psoriasis, la rosácea y el eccema. El culpable parece ser el cortisol u hormona del estrés.

“El insomnio está relacionado con un aumento de cortisol el cual es responsable de la inflamación que, si a su vez incrementa, puede empeorar el enrojecimiento, la hinchazón y la picazón asociados con el eccema y la psoriasis”, explica Wu. “La picazón puede despertar a las personas y provocar más alteraciones del sueño por lo que se convierte en un círculo vicioso”.

Dormir mal, acné

Otro problema dermatológico relacionado con la falta de sueño es el acné. “La falta de sueño pone a nuestros cuerpos en un estado de estrés físico y emocional”, afirma Zeichner, “lo que desencadena la liberación de más cortisol que además puede activar las glándulas sebáceas y empeorar los síntomas del acné”.

Dormir mal, menor hidratación

Tan sólo una noche de mal sueño puede provocar una piel más seca, según un pequeño estudio en mujeres coreanas publicado en Skin Research and Technology en 2020, pero esto no solo hace que tu piel sea más opaca y menos suave.

“Una barrera cutánea bien hidratada protege de manera óptima nuestras células del mundo exterior”, dice Zeichner. Pero “una piel deshidratada hace que las células colapsen unas sobre otras lo que provoca grietas y hace que la piel sea más susceptible a infecciones, además de exponer las terminaciones nerviosas y provocar con esto picazón y sensibilidad en la piel”, agrega Wu.

¿Tienes dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido?

Optimiza tu rutina de sueño y considera realizar antes de acostarte alguna de nuestras meditaciones guiadas favoritas de Fitbit Premium.

Esta información tiene fines educativos solamente y no pretende sustituir el diagnóstico ni el tratamiento médicos. No utilices esta información para diagnosticar o tratar ninguna condición de salud. Consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o empezar una nueva rutina de ejercicio.

Compártelo con tus amigos:

Facebook
Twitter
Email