amor-sube-de-peso

¿El amor te hace subir de peso?

Es universalmente aceptado que enamorarse es un momento maravilloso y alegre. También se reconoce ampliamente que estar en una relación puede significar «sentirse cómodo» y «dejarse llevar».

Pero, ¿es cierto que el amor provoca un aumento de peso? Los estudios ya han intentado responder esta pregunta; por ejemplo, la investigación publicada en la revista Social Science & Medicine mostró que si bien miles de parejas en matrimonio en nueve países europeos comen significativamente más saludables, también tienen IMC más altos y los hombres casados se ejercitan menos que sus contrapartes solteras.

Un análisis de 2013, realizado en la Southern Methodist University, hizo eco de esos hallazgos, concluyendo que la satisfacción conyugal estaba correlacionada con el aumento de peso. Después de seguir a 169 recién casados, cuatro años después de su boda, los investigadores descubrieron que las parejas más felices también tienden a ser las más pesadas.

Las trampas psicológicas de la pareja

“Pueden ser varias las razones psicológicas para el aumento de peso en la relación”, dice Marisa T. Cohen, profesora asistente de psicología en St. Francis College y cofundadora del laboratorio de autoconocimiento y vinculación. «Si se siente cómodo en su relación, puede estar menos preocupado por su apariencia externa», explica. “Existe la idea de que si eres soltero y buscas atraer a una pareja, comer bien y hacer ejercicio te permite dar lo mejor de ti al ingresar al mundo de las citas”.

Las parejas insatisfechas también podrían prepararse inconscientemente para ese mundo de contactos. “La investigación muestra que las personas en noviazgos felices ganan más peso que aquellas en relaciones infelices. Presumiblemente, quienes son infelices pueden estar pensando en reingresar al mundo de la soltería”, señala Cohen.

La influencia de la pareja en tu salud

“Los hábitos de una persona pueden afectar a la otra”, comenta Cohen. Un esposo al que le encanta ir de excursión o disfruta preparar comidas sanas todas las noches, puede simplemente obligar a su pareja a tener los mismos comportamientos. Ah, el poder del amor… para bien o para mal. En contraparte, una esposa poco saludable podría convencer a su pareja de que pida postre y se salte el gimnasio.

También existe la necesidad de acomodar dos horarios en lugar de uno. «No solo estás contando tus propias necesidades individuales. Debes tener en cuenta a la otra persona, por lo que ir al gimnasio antes o después del trabajo puede no ser ideal, si quieres pasar tiempo de calidad con tu cónyuge o familia”, explica Cohen.

Convertirse en una pareja

Cuando pasas de un «yo» a un «nosotros», también adoptas otras obligaciones y cambios en la vida con los que siendo soltero no tienes que lidiar. «Por ejemplo, aquellos con vidas sociales más activas. Y es que las parejas con muchos amigos, probablemente comen más», cuenta Cohen. “Comer fuera, especialmente en grupos, a menudo resulta en ingerir más alimentos calóricos y poco saludables, más salsas, sal, grasas, etc. También tendemos a comer más en situaciones sociales, como al pedir aperitivos o algunas rondas de bebidas».

Y acostumbrarse a la vida familiar después del acoplamiento como pareja también desempeña un papel importante en los hábitos de salud de ambos. «Si una pareja tiene hijos, es posible que tengan menos tiempo para dedicarse al ejercicio», dice Cohen.

¿Cómo contrarrestar este aumento de peso?

«Para centrarse en la salud y el estado físico general, es fundamental que ambas personas estén en la misma sintonía con respecto a la importancia que le dan a la alimentación y al ejercicio», comenta Cohen. “Establece objetivos claros en los que puedan trabajar juntos, ahora y en el futuro. Si tienen objetivos en común, esto les ayudará a mantenerse firmes en el camino”.

Si deseas perder peso o mantenerte, es posible que debas ser más consciente de tus hábitos alimenticios y hablar con tu pareja sobre tus propósito. Quizá quieras perder 10 kilos o correr un maratón; poner esas grandes metas en el mapa es importante, pero también agregar pequeñas intenciones para llegar ahí”, señala Cohen. Tal vez entrenarás cuatro veces a la semana o cenarás solo una vez, pero debes establecerlo antes con tu pareja.

También es posible motivarse juntos y trabajar como equipo. «Deben motivarse unos a otros. Es posible que deseen participar como pareja en actividades relacionadas con la salud, ya sea tomar una clase de gimnasia, ir de excursión o incluso inscribirse en un servicio de comidas donde podrán cocinar y salir de su zona de confort”, explica Cohen.

Si ambos establecen los mismos objetivos, tendrán un nivel adicional de responsabilidad y ambos ganarán.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email