Estrés: ¿cuál es su impacto en tu salud?

Estrés: ¿cuál es su impacto en tu salud?

El estrés es una reacción natural ante situaciones de miedo, tensión o peligro que, sin embargo, puede afectar tu cuerpo y tu mente si se vuelve un estado frecuente.

En tales situaciones, nuestro cerebro activa una serie de mecanismos que preparan al cuerpo para enfrentarlas o huir, pero una dieta inadecuada, el consumo de drogas y algunas enfermedades, entre otros factores, pueden provocar que el estrés aumente.

¿Cual es el impacto del estrés en tu salud?

Efectos moderados

Las consecuencias más comunes del estrés cuando aún no se ha vuelto crónico son relativamente fáciles de ver; no obstante, no siempre es fácil asociarlas con el estrés. Algunas de ellas son:

  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Tensión muscular
  • Diarrea o estreñimiento
  • Trastorno del sueño
  • Problemas para concentrarse
  • Ansiedad
  • Aumento de la presión sanguínea y aceleración del pulso

Consecuencias del estrés crónico

Enfermedades cardiovasculares

Cuando está sometido a estrés nuestro cuerpo libera adrenalina, una sustancia que incrementa la frecuencia respiratoria, el ritmo cardiaco y, a su vez, la presión arterial.

Si tu cuerpo está expuesto a una presión arterial elevada de manera crónica es probable que, con el tiempo, aparezcan problemas cardiovasculares como hipertensión arterial, arritmia e insuficiencia cardiaca, entre otras.

Obesidad

Al estar expuesto constantemente a situaciones de estrés el cuerpo libera glucocorticoides que, en altas concentraciones, favorecen el depósito de grasa en el abdomen lo que contribuye a la obesidad.

Además de glucocorticoides, el organismo bajo estrés libera grelina, otra hormona que estimula el apetito y el consumo de carbohidratos lo que también puede contribuir a un rápido aumento de peso corporal.

Otras enfermedades

Algunos estudios sugieren que el estrés puede ser un factor importante en el desarrollo de otras enfermedades como la diabetes, la ansiedad y la depresión.

Estrés: ¿cuál es su impacto en tu salud?

¿Cómo combatir el estrés?

El estrés debe abordarse multidimensional e interdisciplinariamente; en otras palabras, es necesario tratar el estrés físico y emocional tanto en la esfera personal como en la social. Existen distintos niveles de actuación frente al estrés:

  • Prevención primaria: tratar las causas directas del estrés.
  • Prevención secundaria: detectar a tiempo el estrés.
  • Prevención terciaria: monitorear a pacientes con enfermedades relacionadas con el estrés para que puedan recuperarse y volver a su vida normal.

También es importante considerar que el tratamiento del estrés incluye medidas farmacológicas y, principalmente, no farmacológicas.

Entre las medidas no farmacológicas para tratar el estrés se encuentran el ejercicio físico, una buena alimentación, un descanso suficiente, limitar el consumo de alcohol y cafeína, buscar un equilibrio entre la vida personal y la laboral y aprender técnicas de relajación, entre otras.

Por otro lado, en ciertos casos de estrés agudo o si las medidas no farmacológicas son insuficientes, el médico puede recurrir a la prescripción farmacológica de beta-bloqueadores, antidepresivos, ansiolíticos o hipnóticos.

Te puede interesar: Las 6 nuevas formas de manejar el estrés y la ansiedad

¿Cómo conocer tu nivel de estrés?

Para ayudarte a entender y controlar tu estrés, Fitbit creó el sensor EDA que se encuentra en los modelos Sense y Luxe. Si estás estresado o ansioso, tu cuerpo produce pequeños cambios eléctricos en la piel que el sensor EDA detecta al colocar la palma de tu mano sobre tu Fitbit.

Además de monitorear y registrar tu nivel de estrés, el sensor EDA te puede orientar a través de una sesión de atención plena para que tu cuerpo entre en un estado de reposo. Hacer estas sesiones regularmente te ayuda a mejorar tu salud mental: los estudios clínicos sugieren que prácticas como la meditación y la respiración plena permiten reducir el estrés.

Combatir el estrés consiste en identificar su causa y tratarla; sin embargo, no siempre es posible hacerlo por lo que es importante que te mantengas atento a tu cuerpo y que monitorees la gravedad y persistencia de tus síntomas de estrés. En caso de notar un aumento considerable consulta a tu médico para que te oriente y te proporcione el tratamiento adecuado para ti.

Esta información tiene fines educativos solamente y no pretende sustituir el diagnóstico ni el tratamiento médico. No utilices esta información para diagnosticar o tratar ninguna condición de salud. Siempre consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o empezar una nueva rutina de ejercicio.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email