comer-mas-verde

Formas divertidas de agregar más verde a tu plato

Probablemente desde la infancia no has dejado de escuchar la frase: “Cómete todas tus verduras”. ¿Y adivina qué? Aún sigue siendo muy importante hacerlo. Más que cualquier otro color del arco iris, los productos verdes tienen un gran valor nutricional y vale la pena cargar tu plato con una suficiente cantidad de ellos. Por supuesto, algunas cosas verdes son maravillosas por sí mismas (aguacate, obviamente), pero el aburrido brócoli hervido apenas inspira a uno para seguir consumiéndolo, ¿te ha pasado? Aquí te damos algunas formas divertidas para comer más verde.

Aguacate

Ya sea que esté en tu guacamole o en una ensalada, esta fruta se ha ganado un lugar entre los superalimentos. “Los aguacates son ricos en ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a reducir el colesterol LDL, lo cual reduce el riesgo de enfermedades cardiacas y derrames cerebrales”, afirma Hailey Crean, RD, dietista registrada y coach de diabetes.

“El perfil de grasa saludable y la fibra proporcionan una tonelada de poder de permanencia, satisfactorio a lo que sea que le agregues”. Hailey sugiere agregar aguacate a un pan tostado, por ejemplo (prueba con una pizca de aceite de oliva extra virgen, así como hojuelas de pimiento rojo en la parte superior), o incorpóralo a un jugo verde para un poco de cremosidad adicional. Incluso puedes usar la otra mitad del aguacate con un huevo frito para la merienda perfecta.

Okra

“Este vegetal no es el favorito de todos por su consistencia viscosa”, dice Megan Wong, RD, dietista registrada. “Pero sí es muy nutritivo. Es bajo en calorías, contiene una gran cantidad de vitamina C, que estimula el sistema inmunológico; es una buena fuente de fibra soluble y ácido fólico, y contiene potasio”, agrega Wong. “La fibra soluble y el potasio son nutrientes saludables para el corazón, lo cual reduce el colesterol y la presión arterial, respectivamente. Y la fibra soluble ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre y te hace sentir más lleno durante más tiempo, por lo que no comerás tanto”.

Por supuesto, querrás eliminar la viscosidad de la okra, así que cocínalo entero en lugar de rebanarlo. “También puedes preparar papas fritas crujientes de okra asándolas enteras”, sugiere Wong. Son una merienda sabrosa.

Perejil

Wong llama al perejil “un alimento tan subestimado”. “Es una megafuente de vitaminas A y C, y también proporciona una buena cantidad de potasio y hierro”, explica. “Es excelente para el sistema inmunológico, los ojos y el corazón». Por lo general, se usa como guarnición, pero piensa más allá de eso. “Una ensalada de tabulé es mi forma favorita de obtener un montón de perejil, pero incluso puedes hacer pesto con él”. ¡Es más versátil de lo que piensas!

Espárragos

El espárrago es el acompañante perfecto de un gran corte de carne magra para completar un plato. “Cuando está en temporada, el espárrago es económico y puedes encontrarlo en todas partes”, dice Crean. «Nutricionalmente, es una excelente fuente de ácido fólico y vitamina K, además de proporcionar un buen boost de fibra». A Hailey le gusta asar los espárragos en una sartén, junto con el salmón o bacalao. Los espárragos asados ​​también se pueden servir con arroz o una pizca de parmesano encima.

Brócoli

A los niños generalmente les gusta la forma del brócoli, lo cual hace que sea más fácil servirlo para toda una familia. “También está lleno de fibra, poderosos antioxidantes, vitaminas K y C, y más”, explica Jodi Greebel, RD, dietista registrada y fundadora de Citrition. “Es bueno para aumentar la inmunidad, combatir la inflamación y se puede comer de muchas maneras». Pruébalo salteado con semillas de sésamo, arrojado a tu pasta favorito o como “arroz” frito con brócoli para una comida más completa y baja en calorías.

Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas son una gran verdura verde para agregar a tu ensalada. “Son una gran fuente de vitamina C, que es importante para la inmunidad, así como de fibra y vitamina K”, dice Emily Tills, RD, dietista registrada y coach de nutrición. “Hay que rostizarlas para ayudar a preservar el nivel de nutrientes que normalmente se perderían al hervirlos. Agrega un poco de aceite de oliva extra virgen para que la vitamina K sea más absorbible y cubre con un poco de queso parmesano». También puedes elegir una opción más dulce: Ásalas con un poco aceite de oliva extra virgen, tocino desmenuzado y hojuelas de pimiento rojo para una deliciosa guarnición.

Edamame 

Cuando piensas en comer verduras, es posible que no recuerdes los edamames tanto como deberías. “Son una gran fuente de proteína vegana a 18 gramos por taza y contienen ocho gramos de fibra, más de 600 miligramos de potasio y una buena cantidad de hierro y magnesio», comenta Wong. Son súper deliciosos como un bocadillo ligeramente salado o un aperitivo antes de las comidas, si quieres comerlos solos.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Siempre consulta con tu doctor antes de cambiar una dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email