Alimentación saludable en diferentes culturas

La alimentación saludable en diferentes culturas

¿Cómo se compone un alimentación saludable observando desde la perspectiva de otras culturas? El secreto está en balancear y disfrutar

Es frecuente ver que las redes sociales y otros medios de comunicación muestran ensaladas de col rizada, batidos verdes y pollo a la parrilla como ejemplos de platillos sanos. En realidad, existen infinidad de opciones para una alimentación saludable por lo que es posible comer sanamente al tiempo que conservas tus costumbres y tu cultura.

Le preguntamos a algunos entrenadores de salud de Fitbit cómo guían a otras personas combinando diferentes preferencias culinarias culturales con objetivos de alimentación saludable. De acuerdo con ellos, todo se reduce a un proceso de tres pasos:

Utilizar el concepto de plato balanceado

Dale un vistazo al esquema de plato balanceado: llena la mitad de tu plato con verduras, una cuarta parte con alimentos saludables ricos en carbohidratos, otra cuarta parte con proteínas magras y una cucharadita de grasas saludables.

Ahora te estarás preguntando cuáles son los vegetales, granos, proteínas y grasas predominantes en tu cultura, así como los métodos de cocción más fáciles y adecuados para lograr una alimentación saludable.

“La principal fuente de grasa en buena parte de la cocina mexicana es la manteca de cerdo que se emplea para preparar tamales y otros platillos, pero es posible sustituirla por aceite de oliva” dice Stefanie Valdez, asesora de salud de Fitbit y especialista en educación para la salud con estudios sobre nutrición en diversas culturas.

Además, según Valdez, lo que realmente distingue a los platillos de una cultura a otra suelen ser las especias más que los diferentes tipos de carne y vegetales: “la identidad de un platillo está en las especias que realzan los sabores”.

plato balanceado y alimentación saludable

Enfócate en lo que te conecta

El segundo paso es enfocarse en las conexiones que se establecen gracias a los alimentos, tanto o más que a la propia comida.

“En muchas culturas, no solamente en la hispana, la comida une a la familia: lo que comes es secundario comparado con quién disfrutas tu comida”, dice Valdez

Salome Rivera, entrenadora de salud y dietista de Fitbit, está de acuerdo. “Mi deseo es comer sano, pero también satisfacer las costumbres e incluso los gustos personales”, señala. “A veces los miembros de la familia, especialmente los que son más tradicionales, no son los más receptivos cuando se trata de una estricta alimentación saludable“.

Reconociendo que no todos los platillos tradicionales se pueden readaptar fácilmente, Rivera sugiere identificar las recetas que pueden prepararse de manera saludable. “Por eso recomiendo el control de porciones y una alimentación consiente”, dice. “Disfrutar de todos los alimentos con moderación y centrarse en el componente social: ese es el verdadero objetivo”.

Por su parte, la asesora de salud Amirah Rahmat afirma que en su país (Singapur) hay una amplia variedad de prácticas culinarias culturales en su país en las que el sabor, los costos y la conveniencia influyen en los hábitos de nutrición. “Los habitantes de Singapur perciben la comida como un pasatiempo y como una obsesión nacional”, dice. “¡Amamos nuestras comidas!”

alimentación en familia

Piensa en agregar para balancear

Finalmente, si vas a consumir platillos tradicionales durante tus vacaciones, reuniones familiares o en cualquier otro momento, disfrútalos de verdad cuando los saborees y amplía tu mente desde ahí sobre la alimentación saludable, dice John Moreno, asesor de la salud de Fitbit.

“Crecí con comida mexicana de seis a siete veces a la semana, así que comer sano para mí significó adaptar esas recetas para hacerlas más saludables”, señala Moreno. “Soy vegano la mayor parte de la semana, pero siempre busco formas de incluir las tradicionales con las que crecí en mis hábitos alimenticios actuales”.

En lugar de evitar el plato de la abuela, considera nuevas formas de balancear más tus platillos ¿Qué falta? ¿Verduras, proteínas, cereales? Pregúntale qué puedes agregar para volver más completas tus comidas desde el punto de vista nutricional.

Recuerda: no tienes por qué comer solamente col rizada. Si te concentras en los alimentos nutritivos y en las personas con quienes disfrutas, serás un comensal más saludable y feliz.


*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email