Cada vez más personas adoptan una alimentación vegana que se ofrece como una alternativa ecológica, equilibrada y saludable.

Mitos y realidades de la alimentación vegana

Cada vez más personas adoptan una alimentación vegana que se ofrece como una alternativa ecológica, equilibrada y saludable.

Sin embargo, debido a las controversias que levanta en el mundo de la nutrición actual, existe mucha desinformación sobre el veganismo. a causa del reciente aumento en personas que han adoptado este tipo de alimentación. ¿Cuáles son los mitos y realidades de este tipo de alimentación?

¿Vegano es sinónimo de saludable?

Es importante reconocer que cualquier forma de alimentación puede ser saludable o nociva para la salud dependiendo de la responsabilidad con que una persona la adopte. Cada uno debe informarse, aprender y aplicar aquello que beneficie su salud y eliminar aquello que la perjudique.

Por esta razón, vegano no es sinónimo de saludable: unas patatas fritas son veganas, pero no precisamente saludables por citar un ejemplo. La moraleja aquí es no confundir ni tomar estos términos como sinónimos ya que mientras el veganismo es más que un estilo de alimentación porque busca un compromiso con el entorno y con el planeta. Esto, por supuesto, no entra en conflicto con cuidar de ti.

¿La dieta vegana tiene un costo alto?

Al principio el veganismo implicaba consumir productos orgánicos, esto es, libres de pesticidas y modificación genética, muy raros y difíciles de conseguir; todo esto aumentaba su precio. Pero con el aumento considerable de la demanda de productos veganos, consecuencia de que más personas adoptaron este estilo de vida en los países occidentales, los precios se han estabilizado y bajado.

Al respecto, otro punto importante es que no necesitamos ser chefs para disfrutar de un platillo vegano. Es muy común pensar que sólo unos pocos diestros en la cocina pueden elaborar comida deliciosa a partir de productos de origen vegetal; sin embargo, gracias a los vídeos, libros, blogs, cursos y otros materiales que existen hoy en día, tú también puedes hacerlo.

Se pierde proteína con una alimentación vegana

Uno de las grandes controversias cuando se habla de alimentación vegana gira alrededor de la proteína. No cabe duda que las proteínas son esenciales y juegan un papel importante en el funcionamiento de nuestros órganos vitales, pero también es cierto que no se necesita una gran cantidad de ellas.

En una dieta equilibrada, de cada 10 calorías que consumimos, sólo una debería provenir de proteína. En la dieta convencional generalmente sobrepasamos la cantidad necesaria en nuestro día a día; en cuanto a rendimiento deportivo se encontró que en una ejecución atlética satisfactoria se debe a una dieta elevada en carbohidratos, más que de proteínas.

Pueden ser muchas las razones que te lleven a optar por la alimentación vegana: salud, conciencia ambiental, empatizar con la vida animal, etc. Un punto para recalcar es priorizar la tolerancia y el respeto ante la decisión de dieta que quieras implementar.

En general, llevadas correctamente, las dietas veganas son ricas en fibra dietética, magnesio, fitoquímicos, antioxidantes, vitaminas C y E, Fe3+, ácido fólico y ácidos grasos poliinsaturados n-6 (PUFA); baja en colesterol, grasa total y grasa saturada, sodio, Fe2+, zinc, vitamina A, B12 y D, y especialmente ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA)90.

Sea cual sea tu decisión, es importante que tomes en cuenta toda la información que rodea al tema para cuidar tu salud y tu cuerpo lo mejor posible.

Esta información es para fines educativos solamente y no sustituye al diagnóstico o tratamiento médico. No utilices esta información para diagnosticar o tratar alguna condición de salud. Siempre consulta a tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o empezar una nueva rutina de ejercicio.

Compártelo con tus amigos:

Facebook
Twitter
Email