Nuevas-Mamás

Nuevas Mamás: Maneras saludables para manejar el estrés durante la pandemia por COVID-19

“La falta de sueño y las exigencias de cuidar a un recién nacido las 24 horas del día, los 7 días de la semana, pueden hacer que una nueva mamá se sienta sola rápidamente”, dice Karen Kleiman, fundadora de “The Postpartum Stress Center” y autora de “Good Moms Have Scary Thoughts

“El aislamiento social y físico ha obligado a las mamás a vivir en un espacio desconocido con pocas oportunidades y con menos apoyo, cariño, distracción, descanso y asistencia práctica que tanto necesitan”, dice Kleiman.

“Es probable que se intensifiquen los factores estresantes preexistentes y que surjan con fuerza nuevas ansiedades. Es difícil imaginar un escenario en el que este aislamiento impuesto no aumente el riesgo de depresión y ansiedad”, menciona.

Investigadores de la Universidad de Alberta confirmaron lo que muchas nuevas mamás estaban experimentando durante esta pandemia: “no estamos bien”. La investigación publicada en “Frontiers in Global Women’s Health” encuestó a 900 mujeres, de las cuales algunas estaban embarazadas y otras dieron a luz en el último año, y encontró que el 40% de las nuevas mamás reportaron síntomas depresivos en comparación con el 15% antes de la pandemia. También se encontró que el 72% de las nuevas mamás sentían ansiedad moderada o alta.

Si bien la paternidad primeriza implica preocupaciones sin importar la situación, aquí mencionamos algunas formas saludables en que las nuevas mamás pueden manejar el estrés y la ansiedad durante la contingencia sanitaria por COVID-19.

Estar en movimiento. Probablemente ya hayas escuchado que el ejercicio puede mejorar tu estado de ánimo y ayudar a reducir síntomas depresivos. Uno de los hallazgos del estudio de la Universidad de Alberta mencionado anteriormente, fue que las mujeres realizaron al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada durante la pandemia tuvieron puntuaciones más bajas de depresión y ansiedad. “Camina con el bebé bajo el sol. El ejercicio y la vitamina D serán reconstituyentes”, aconseja Kleiman.

Crea un grupo de chat de apoyo. Cuando necesites hablar, haz una llamada telefónica, una videollamada o simplemente conversa por texto con alguien de confianza, sugiere Kleiman.

“Hazle saber cómo te sientes; luego, trata de distraer a tu cerebro y charlar sobre algo diferente. La distracción puede engañar a tu mente haciéndole creer que todo está bien y que tú también te sientes así”, dice.

Planifica una red que te ayude con los suministros necesarios. Al comienzo de la pandemia, la mayor parte de las personas estaban preocupadas por la falta de acceso al papel higiénico, pero a muchas mamás les preocupaba que pudieran faltar fórmulas lácteas, pañales, toallitas húmedas y medicamentos en los anaqueles.

“No tener acceso a ciertos recursos es particularmente desafiante y preocupante para los nuevos padres”, dice Kleiman. “Tener un bebé en medio de una crisis de salud mundial aumenta los temores. ¿Tendré suficiente de lo que necesito? ¿Estaré preparada por si acaso?”

“Los seres queridos deben tranquilizar a las nuevas mamás asegurándoles que pueden ofrecerle lo que ella necesita para protegerse a sí misma y a su bebé”.

“Los sistemas de apoyo pueden recolectar suministros, ofrecer ayuda de manera segura, y hacer saber a la nueva mamá que no está sola al conectarla con los recursos comunitarios que podrían ser útiles”, añade Kleiman.

Deja que tus amigos y familiares sepan lo que necesitas y dónde pueden entregarlo si te preocupa estar en contacto cercano.

Únete a grupos de apoyo en redes sociales. Puede resultar útil seguir los grupos de redes sociales para padres en circunstancias similares. Solicita unirte a grupos de Facebook enfocados en la preocupación y participa en las diferentes conversaciones que podrán ayudarte a no sentirte sola.

Recuerda mantener el cuidado personal. Respira profundamente unas cuantas veces; probablemente estés pensando “con todo lo que tengo que hacer, no tengo tiempo para meditar”. Pero cuando la ansiedad y el estrés parecen insuperables y no hay ayuda de niñera a la vista, unas pocas respiraciones puede traerte de regreso al presente. “Inhala y exhala lentamente por la nariz, expandiendo el diafragma”, aconseja Kleiman. “Las exhalaciones más largas son útiles para la ansiedad”.

Llenar tus pulmones de oxígeno es crucial. Escucha un podcast, disfruta de un pequeño momento de mini spa dándote un manicure o pedicure, toma un baño largo, disfruta de una taza de té relajante, ¡o todo lo anterior! Y también recuerda que estás haciendo un gran trabajo.

Encuentra algo entretenido que te ayude a distraerte. Por más difícil que pueda ser, es útil buscar pequeños momentos o pasatiempos que te hagan sentir bien y sonreír. “Encontrar una razón para reír puede ser sorprendentemente curativo”, menciona Kleiman. Puede resultar útil escuchar audiolibros mientras realizas tareas cotidianas y cuidas a tu bebé o cualquier otra actividad que sea de tu agrado.

Habla con tu doctor. “Cuando los niveles de ansiedad o depresión son altos, pueden interferir con las capacidades de uno para funcionar y ocuparse de las cosas que deben hacerse”, dice Kleiman. “Si mamá siente que la ansiedad está empezando a interferir con su día o si no le gusta cómo se siente, debe informar a su proveedor de atención médica”.

No dudes en comunicarte con un profesional de la salud para obtener información, apoyo o tratamiento. “Nunca ha habido tantos proveedores de salud mental matera bien capacitados que se especialicen en el tratamiento de trastornos del estado de ánimo y ansiedad relacionados con el embarazo y el posparto como ahora, disponibles para apoyo individual o grupal a través de la teleterapia”, dice Kleiman.

*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email