Pequeñas cosas que detonan el estrés

Pequeñas cosas que detonan el estrés y que puedes controlar

Existen cosas en nuestro día a día que te levantan el ánimo, pero que también pueden causarte estrés, que no puedes notar tan fácilmente y que parecen inevitables lo cual las agrava. Tal vez creas que una situación laboral está totalmente fuera de tu control o que tu familia te está empujando contra la pared y no comprenderá que a lo mejor necesitas algo de espacio.

Todos tenemos puntos de presión que nos pueden sacar de quicio y nos transforman radicalmente, como el desorden de la habitación o el hambre. Si bien los pequeños momentos de estrés parecen ineludibles, basta con poner la actitud correcta y aplicar unas sencillas estrategias para disminuir su impacto.

La mejor estrategia para manejar el estrés, en un sentido general, es la perspectiva: la mayoría de las situaciones estresantes no ponen en peligro tu vida. En realidad, si te tomas el tiempo para respirar profundamente un par de veces y preguntarte si este problema importará dentro de un año, la respuesta casi siempre es no.

Aquí te mostramos algunas situaciones que seguramente has experimentado y cómo puedes resolverlas:

Ansiedad por hambre

Nada puede alterar tu día más rápido que una aparición repentina de gruñidos estomacales y no tener ningún alimento a la mano que te ayude a satisfacer ese apetito.

Por esta razón, una excelente opción es contar con pequeños snacks de emergencia donde pases mucho de tu tiempo: en tu auto por si te quedas atascado en el tráfico o en el cajón de tu escritorio.

Procura que estos snacks sean, en su mayoría, saludables: almendras, nueces o frutos secos. Si, por el contrario, son golosinas como chocolates y frituras, lo más probable es que te vuelvas a estresar por la culpa de haber comido algo poco nutritivo.

Plazos absurdos

¿Te han dado una fecha límite en el trabajo que de ninguna manera funcionará para ti? Trata de mantener la calma: el estrés no debe ser una opción y solo aumentará las probabilidades de que algo salga mal.

En su lugar, haz una pausa por un momento, respira profundo y analiza lo que se te ha asignado; cuando tengas una idea clara de lo que puedes hacer y lo que no, comunícaselo a quién te asignó la tarea. Para trabajar a tu máxima capacidad y de manera eficiente, es importante establecer prioridades y definir qué está dentro o fuera de tu control.

El estrés de los demás

Siempre habrá personas estresadas a tu alrededor; la clave es aprender que ayudarlos a sobrellevar su estrés no es tu trabajo si tú también estás estresado. Esto no significa que no escuches, por ejemplo, a una compañera de trabajo que esté pasando por un ataque de nervios, pero procura no involucrarte al grado de cargar con su estrés por el resto de tu día.

Feed de redes sociales

Pocas cosas en la vida pueden afectar más rápido que desplazarse por los feeds de las redes sociales para ver , cuán “perfectas” son las vidas de otras personas.

En primer lugar, es muy importante tener en cuenta que nadie es perfecto y que las redes sociales nunca reflejan fielmente la vida de nadie. A continuación, si te estresas cada vez que abres Instagram, es hora de hacer un cambio.

Tienes dos opciones: puedes dejar de abrir Instagram cada treinta minutos y realizar alguna actividad que fomente una mentalidad saludable o bien, buscar un feed que te inspire sensaciones positivas y te haga sentir bien cuando lo mires.

Pocas cosas en la vida pueden afectar más rápido que desplazarse por los feeds de las redes sociales para ver , cuán “perfectas” son las vidas de otras personas.

En primer lugar, es muy importante tener en cuenta que nadie es perfecto y que las redes sociales nunca reflejan fielmente la vida de nadie. A continuación, si te estresas cada vez que abres Instagram, es hora de hacer un cambio.

Tienes dos opciones: puedes dejar de abrir Instagram cada treinta minutos y realizar alguna actividad que fomente una mentalidad saludable o bien, buscar un feed que te inspire sensaciones positivas y te haga sentir bien cuando lo mires.

Un apartamento sucio

Es fin de semana y quieres relajarte, pero tu apartamento es literalmente un nido de ropa y platos sucios.

Ante todo, mantén la calma, respira profundo, pon música y realiza una tarea a la vez: espacia tus deberes para que no te abrumen.

Puedes utilizar la estrategia de “darte un capricho” en la que te recompensas con algún incentivo por cada tarea que finalices el fin de semana. Esta táctica conductista programa a tu cerebro para lavar la ropa con tal de gozar de ese incentivo.


*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email