Mitos diabetes

Tres mitos de la diabetes refutados por expertos

Si vives con diabetes, es casi seguro que te hayas encontrado mucha información contradictoria, proveniente de familiares, amigos e incluso de profesionales de la salud bien intencionados, acerca de lo que debes hacer para controlar tus niveles de glucosa en sangre. En este cruce de información confusa, resulta difícil diferenciar los hechos de los mitos, pero hacerlo es esencial.

La preocupación aquí es doble. En primer lugar, si escucharas todos los mitos y conceptos erróneos que existen sobre la diabetes, es posible que sientas miedo de comer prácticamente cualquier alimento, lo que llevaría a una dieta innecesariamente restrictiva que no satisfaga tus necesidades nutricionales.

Además. podrías también sentir culpa al pensar que tu diagnóstico fue de alguna manera tu responsabilidad, una falacia que puede tener un impacto profundamente negativo en tu bienestar emocional.

Para separar la verdad del mito, nos acercamos a los expertos para examinar algunos de los mitos más comunes sobre la diabetes.

MIto 1: el diagnóstico de diabetes tipo 2 es culpa tuya

“Debido a que el estilo de vida puede influir en la diabetes tipo 2, las personas suelen asumir que contrajeron diabetes porque hicieron algo mal”, explica Mary Ellen Phillips, autora de The Easy Diabetes Cookbook. Sin embargo, esto a menudo está lejos de la verdad.

“En algunos casos, un diagnóstico de diabetes tipo 2 puede provenir de una mala elección de estilo de vida; sin embargo, la mayoría de las veces es una combinación de factores, algunos de los cuales pueden estar fuera de tu control”, señala Phillips.

Los antecedentes familiares, la genética, el estrés e incluso condiciones de salud subyacentes y algunos medicamentos contribuyen a aumentar el riesgo de diabetes. Por ello, un diagnóstico de la enfermedad nunca debe venir acompañado de un juicio propio.

Mito 2: las personas que padecen diabetes no pueden ingerir carbohidratos

Sería difícil encontrar una persona con diabetes a la que no se le haya preguntado al menos una vez: “¿Realmente vas a comer eso?” El mito de que las personas con diabetes deben evitar todos los alimentos que contienen carbohidratos es infundado y, a menudo, conduce a dietas excesivamente restrictivas que pueden ser casi imposibles de mantener.

“La gente suele asumir que controlar la ingesta de carbohidratos significa eliminarlos, pero las personas con diabetes, como el resto de la población, necesitan carbohidratos para sobrevivir”, explica Phillips.

En lugar de evitar los carbohidratos por completo, Phillips aboga por elegir los “carbohidratos inteligentes” en lugar de las opciones “bajas en carbohidratos”. La idea es consumir carbohidratos de alimentos que tengan menor impacto en los niveles de glucosa en sangre y que puedan ofrecer beneficios para la salud.

De hecho, la investigación ha demostrado que consumir una dieta rica en verduras, frutas y granos integrales como avena, frijoles y lentejas puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes al mismo tiempo que protege al corazón.

Mito 3: solamente los niños desarrollan diabetes tipo 1 y los adultos desarrollan tipo 2

Comprender el tipo de diabetes que se puede padecer es fundamental para recibir el mejor tratamiento, pero este mito común suele llevar a un diagnóstico incorrecto.

“Los adultos pueden desarrollar diabetes tipo 1, pero muchos reciben un diagnóstico erróneo de diabetes tipo 2 simplemente por la edad y esto retrasa el tratamiento adecuado”, explica Susan Weiner, autora de Diabetes: 365 Tips for Living Well, quien también advierte a los profesionales de la salud tener cuidado al diagnosticar la diabetes y no deben prejuzgar a una persona en función del peso corporal y la edad.

Así como las personas mayores pueden desarrollar diabetes tipo 1, los niños y adultos jóvenes también pueden desarrollar diabetes tipo 2. Trabajar con un profesional de la salud especializado en diabetes puede ayudar a garantizar un diagnóstico correcto y opciones de tratamiento adecuadas.

Cuando se trata de controlar la diabetes, desmontar los mitos y llegar a los hechos es clave. Al momento de investigar, verifica la fuente para determinar si la información es creíble. En caso de duda, analiza cualquier información o consejo con tu equipo de control de diabetes para determinar los mejores pasos a seguir para tu plan de tratamiento individual.


*Este artículo no pretende sustituir el consejo médico informado: no utilices esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o condición. Antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios, consulta siempre a tu médico.

Compártelo con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email